miércoles, 17 agosto, 2022

LA MIRADA DE DIOS. DEJARNOS MIRAR POR JESÚS

Los ojos deseados, que tengo en mis entrañas dibujados (San Juan de la Cruz).

Esos ojos que tuvieron también dibujados en las entrañas Juan, Andrés y Pedro, tal como nos lo presenta el Evangelio de Juan en el capítulo 1 versículos 35 a 42. Es un texto que debemos leer con el corazón y en el que ocupan el primer lugar las miradas. La escena del seguimiento de aquellos dos discípulos que dejan a Juan el Bautista y siguen a Jesús está atravesada de manera muy viva por el intercambio intenso de miradas: de Juan hacia Jesús (v. 35); de Jesús a los dos discípulos (v. 38); de los discípulos a Jesús (vv. 38-39. El evangelista utiliza verbos diferentes, pero todos cargados de distintos matices, de intensidad; no se trata de miradas superficiales, distraídas, fugaces, sino más bien de contactos profundos, intensos, que parten del corazón, del alma. Es así que Jesús, el Señor, mira a sus discípulos y nos mira a nosotros; es así también que nosotros deberíamos aprender a mirarlo a Él. De manera especial es bello el verbo que abre y cierra el pasaje: “fijar la mirada”, que significa literalmente “mirar dentro”.

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

DEBERÍAS LEER

Súplica de pobre

0
Hoy entramos en el misterio de la celebración con el canto de esta súplica: “Dios mío, dígnate librarme; Señor, date prisa en socorrerme. Que...

Prepárate como toca

Por pedir que no quede

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies