miércoles, 17 agosto, 2022

Caminante no hay camino, se hace camino al andar

¿Qué es lo más importante de la vida cristiana?

Seguro que todos estamos de acuerdo: El seguimiento de Jesús. Realmente lo que nos da identidad como cristianos no es el lugar donde hayamos nacido o los logros que hayamos obtenido en la vida sino el seguimiento de Jesús. Es realmente lo que da sentido a nuestra vida como cristianos.

Jesús lo ejemplifica hoy en el evangelio (Lc. 9,51-62) a través de dos mensajes clave y muy provocadores:

“Quién no se arriesga, no pasa la mar”

Lucas nos presenta a un discípulo que está tan entusiasmado con el mensaje de Jesús que le dice: «Te seguiré adonde vayas». Jesús le recuerda que el seguimiento de Jesús no es «coser y cantar»: «Las zorras tienen madrigueras, y los pájaros nido», pero él «no tiene dónde reclinar su cabeza».

La promesa de Jesús no es una casa confortable, lujosos tronos o puestos de poder. Jesús nos invita a compartir la alegría de estar a su lado, de vivir en libertad, con compañeros y compañeras de camino, en comunidad. Jesús nos invita a una aventura, a una peregrinación, a un camino vital. «Yo soy el camino, la verdad y la vida» (Jn. 14, 6).

“No mirar atrás ni para tomar impulso”

Hay otros dos discípulos que también quieren seguir a Jesús, y le piden antes de comenzar el camino cosas muy razonables: «enterrar a su padre» y «despedirse de su familia».

Las respuestas que Jesús les da nos dejan helados: «Deja que los muertos entierren a sus muertos: tú vete a anunciar el reino de Dios» y «El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios».

¿No parece Jesús una persona inhumana y poco misericordiosa cuando da estas respuestas?

Cuando Lucas representa estas escenas de Jesús lo que quiere poner de relieve es la importancia y la urgencia del seguimiento de Jesús.

Cuantas veces vemos lo importante que es seguir a Jesús, pero inventamos cientos de “santas” escusas para posponer o no ponernos en camino. “Ya daré catequesis el año que viene que me prepare mejor y llevo así años”, “Colaboraría en la parroquia pero tengo que atender a mi familia”, “Voy a empezar un voluntariado y a acompañar a la gente más necesitada, pero cuando me sienta preparada para hacerlo”, “¡Cuánto necesito estar más cerca de Jesús y orar, pero no encuentro un hueco en mi agenda, cómo voy a dejar de ir al gimnasio por las mañanas y abandonar mi salud!”,…

Jesús nos recuerda con estos testimonios que no es posible abrir nuevos caminos al Reino de Dios quedándonos atrapados en el pasado, mirando siempre hacia atrás, o repitiendo: siempre se hizo así. Por otra parte, no podemos posponer nuestras decisiones “in eternum”. El Reino de Dios está llamado a hacerse presente en nuestra vida. No hay tiempo que perder, y necesitamos ponernos en camino.

Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

Jesús nos invita a caminar juntos, a sumar, a compartir la alegría de formar familia, nos invita a sentarnos juntos a la mesa del Reino, pero para eso necesitamos ponernos en camino. Es en el camino donde se obra el milagro de la vida y donde encontramos sentido a nuestras vidas, como peregrinos. Jesús nos hace una promesa: «…todo aquel que haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o tierras por mi nombre, recibirá el ciento por uno y heredará la vida eterna.» (Mt. 19, 29)

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anteriorSeguimiento a la carta
Artículo siguienteNO PREGUNTES

DEBERÍAS LEER

Súplica de pobre

0
Hoy entramos en el misterio de la celebración con el canto de esta súplica: “Dios mío, dígnate librarme; Señor, date prisa en socorrerme. Que...

Prepárate como toca

Por pedir que no quede

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies