sábado, 25 junio, 2022

Y a ti, ¿qué vino te hace falta?

Jesús se presenta junto a su madre en una boda. (Jn. 2, 1-11)

En nuestro idioma hay un refrán que dice: “Obras son amores y no buenas razones”.

Jesús comienza su vida pública en una fiesta, dando testimonio. No dando un discurso, sino obrando, con un signo que lo cambia todo.

En tiempos de Jesús y en nuestros contextos la boda es la fiesta por antonomasia. Donde se junta la familia, se hace participe a la comunidad de amigos. En la boda nos sentamos a la mesa, comemos y bebemos. Por eso el vino es el símbolo de la celebración. ¿Qué ocurre cuando nos falta?

Se nos dice que “sus discípulos creyeron en él”. Como a los de Emaús y a tantas personas que se encuentran con Jesús en la Biblia, se les abrieron los ojos y creyeron en él. Vieron cómo lo que Jesús obró en la boda, es lo mismo que ocurre en la Eucaristía. Jesús transforma lo insípido, y lo convierte en sabor y fiesta.

¿Qué vino te hace falta hoy a ti? ¿Y a nuestro mundo?

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anteriorCAMBIAR ES ARRIESGAR
Artículo siguiente“Serás la alegría de tu Dios”

DEBERÍAS LEER

Ha subido el pan

0
Ha subido la alimentación en general y, en especial, lo más básico. Y en este vertiginoso cambio de cifras se tambalean nuestras seguridades. Ahora...

PERSONAJES SIN VIDA

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies