martes, 5 marzo, 2024

Volver a enamorarse

Aunque parezca más una consecuencia del automatismo social que una decisión vital, esta temporada nos obliga a enfrentarnos al verbo «volver a empezar». Es un verbo exigente, con un espesor que no se puede descifrar inmediatamente, pero también es rico en posibilidades. El verano era todo eso: itinerancia, salida, interrupción, intervalo, intersección, distanciamiento, pausa, diferentes espacios interiores y exteriores. El otoño, a su vez, conjura los retornos. Volvemos a los campos habituales, a los ritmos normales, a la urgencia de las agendas. Volvemos a la vida del otro y a la forma habitual que adopta la nuestra. Y volvemos entonados con lo que el verano nos ha permitido, pudiendo invertir ahora una esperanza operativa, y sintiéndonos arrastrados contra nuestra voluntad, sin la energía vital que nos gustaría, como si en lugar de un retorno sintiéramos que estamos experimentando una regresión. Lo cierto es que a lo largo de nuestra vida llegamos al verbo «volver a empezar» en estados muy diferentes y por caminos muy distintos. Sin embargo, todos ellos tienen algo que enseñarnos.

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

Libres para el Amor

0
Juan Carlos Martos, cmf La Cuaresma invade casi todo el calendario de marzo. Es un tiempo preparatorio para la Pascua del Señor. La sabiduría del...

El camino a la libertad

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies