lunes, 15 abril, 2024

Al paso del Espíritu

En la apertura del Sínodo, escuchamos al papa Francisco decir que el Espíritu Santo era el protagonista de ese importante momento eclesial. De hecho, no podemos entender las características de la Iglesia sinodal sin vincularlas al autor de todos los dones: el Espíritu Santo. La Iglesia existe porque existe el Espíritu Santo. En su conjunto, tiene una naturaleza pneumatológica: es una obra generadora del Espíritu. Él aparece primero como una promesa en las palabras de Jesús: «El Paráclito, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho» (Jn 14,26).

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

«La vida religiosa, para ser profética, debe estar e ir a...

0
Vida Religiosa tiene siempre un oído en España y otro en Latinoamérica, aunque sin olvidar nunca a la vida consagrada de otros continentes. Tras...

Síguenos en Twitter