lunes, 29 noviembre, 2021

El síndrome de la cabaña

José Tolentino de Mendonça

CARD. ARZOBISPO ARCHIVISTA Y BIBLIOTECARIO DEL VATICANO

Después del aislamiento no viene necesariamente la compañía o el de-seo de ella. Esto es lo que muchas personas experimentan, en mayor o menor medida, en estos tiempos de pandemia. Los meses de aislamiento forzado por las circunstancias de salud, con la drástica reducción de las rutinas de sociabilidad, incluso en el entorno familiar, sin poder acompañar, saludar o abrazar, la extrañeza de las visitas y el condicionamiento de los encuentros han generado no solo una necesidad eufórica de relanzamiento. Unido a ello, también tenemos que lidiar con una sensación de infelicidad, que desencadena malestar y miedo. Después de estos casi dos años estamos más fragmentados, nos sentimos más bien jirones, nos encontramos con el desamor, y la tentación es funcionar en una lógica insular, agravando el abandono y dejando en suspenso las dinámicas que hacen de la existencia un archipiélago. Y no es solo un mal generacional que ataca a los mayores: es una experiencia que penaliza a cualquier edad.

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anteriorGestiona tu espacio
Artículo siguienteCristo Jesús: camino y destino

DEBERÍAS LEER

LA FRÁGIL ESPERANZA

0
  Entramos en tiempos nuevos aunque parezcan viejos.  Cada día, en realidad es un tiempo nuevo. Nada se repite, a pesar de lo que pensaba...

Que se acabe

Reino

Síguenos en Twitter


Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies