sábado, 15 junio, 2024

Desde el Aula sinodal

Jolanta Kafka

Misionera claretiana

Bastaría asomarnos por un momento al Aula Pablo VI en estos días y echar una ojeada para darnos cuenta de que algo «nuevo» está ocurriendo. Aquí, más de 400 personas reunidas en torno a 37 mesas redondas comparten todos los días el itinerario del proceso sinodal. Abandonando la tradicional disposición semicircular de los miembros del Sínodo en un aula, la secretaría del Sínodo ha preferido sentar a las madres y padres sinodales en torno a las mesas redondas. Alguien ha bromeado diciendo que de «caminar juntos» hemos pasado a «sentarnos juntos». Vale la broma, pero hay algo más porque el Papa ha invitado a que, en este mes, la Iglesia realmente se detenga, ore, ahonde, converse y discierna. Más allá de lo funcional, hacerlo en torno a las mesas evoca muchas escenas y parábolas evangélicas que hablan de cercanía y cierta intimidad; de la gratuidad del encuentro donde mirarnos cara a cara, escuchar y rezar codeándonos con la diversidad en afecto. Todo esto es signo de una comunión más profunda que se teje. Esta mesa de encuentro y conversación, «círculo menor», se convierte en taller de artesanía a la hora de trabajar los temas. Es donde más tiempo trascurrimos juntos.

¿Facilitando qué?

Se me ha llamado a participar en el sínodo como facilitadora. Un regalo que ha resonado en mi ser claretiana con alegría y fuerza, como oportunidad de implicarme más, de vivir, recibir y poner un granito de arena en este tiempo de renovación eclesial. Los facilitadores somos un grupo de 37 hermanos y hermanas (laicos, sacerdotes, religiosos, mujeres y varones) donde la mayoría viene con la experiencia vivida de participar en procesos sinodales en las iglesias locales o asambleas continentales. ¿Se trata solo de una tarea delicada de facilitar el grupo? Lo más importante es sostener y cuidar los pasos de la metodología sinodal, animando y acompañando los círculos menores en la escucha mutua, en la conversación que tenga por protagonista al Espíritu, mirando la elaboración de los frutos en forma de contribución a la Asamblea plenaria. Aquí, en cada nuevo tema que se aborda, soy testigo del proceso de búsqueda compartida discerniente.

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

DEBERÍAS LEER

EL ESPÍRITU Y EL TEMOR A LA VIDA

0
No es verdad que no se den signos de cambio. Como tampoco lo es que sean tan difíciles de comprender. Lo que sí es...

Síguenos en Twitter