AÑO SACERDOTAL

0
91

MINISTERIO ORDENADO O GASTARSE POR LOS DEMÁS

Miguel Tombilla es misionero claretiano. Presbítero de 38 años. Vive su ministerio al servicio de una comunidad cristiana floreciente de Vigo (Pontevedra). Los grupos matrimoniales, la realidad intercultural, los muchos inmigrantes que conoce con nombre y apellidos ( porque forman parte de su historia de fe)… además de acompañar niños y jóvenes en el descubrimiento de Jesús en un Colegio nos "delata" un cura inquieto: "esto no se puede vivir cruzado de brazos" – afirma-… Grupo musical con alejados; equipo de fútbol multicultural "Sen fronteiras", comercio justo, fotografía, colaborador de distintas publicaciones y, sobre todo, la Celebración de la Eucaristía con la gran familia parroquial… Son sólo algunos de los "acentos" de este ministro ordenado. Es testigo de Vida que se celebra y se propaga…

Nos dice:

"El sacerdocio se viste de servicio con una evidencia escandalosa. Tanto que en el relato joánico sustituye la narración de las palabras de institución «Cuerpo y Sangre. Tomad y comed» por el gesto profundo del lavatorio: « ¿Cómo vas a lavarme tú a mí?». Llama la atención que el bueno de Pedro no entiende nada. Lo cierto es que nosotros, en tanto tiempo y tanta historia de fidelidad, no vamos mucho más allá.
El que tomó la condición de esclavo, siendo Él mismo libertad radical desde el amor, se ciñe la túnica y nos deja la herencia de una forma de actuar que es una forma de ser, la única forma, según la dinámica del Reino.
Y nosotros lo intentaremos a pesar de la edad, los achaques, las dudas, el pecado… o quizás, desde todo esto y en todo esto.
Debilidad que es fuerza de Dios, esencia de Evangelio. Amor entregado desde nuestras soledades más íntimas. Cristalización de la gracia en la fragilidad humana compartida por todos. Humanidad divinizada y divinidad humanizada, maravilloso intercambio, primicia de lo que siendo, todavía está por venir".

Compartir
Artículo anteriorREGALARNOS UNA TARDE
Artículo siguienteAÑO SACERDOTAL