LIBRO RECOMENDADO

0
85

… PARA TENER CONCIENCIA
DE UNO MISMO
AMEDEO CENCINI La verdad de la vida, San Pablo, Madrid, 2010, 621 pp.
Este libro es la tercera entrega de una trilogía sobre la formación permanente, iniciada por Amedeo Cencini en 2002 con el título La formación permanente y continuada en 2005, con El árbol de la vida. Hacia un modelo de formación inicial y permanente. La formación permanente ha de ser configurada como un proceso interminable de recapitulación de la vida en torno al misterio pascual, un proceso que se inicia con la invitación del seguimiento y que no tiene fin, pues se extiende a lo largo de toda la existencia. Se trata de un itinerario realizado con y desde la inteligencia, el amor y la voluntad, –logos,eros y pathos– . El deseo de integración de esta triple dimensión humana parte del anhelo de verdad que habita en toda persona -incluso en la postmoderna- que oscila entre el decir y el hacer la verdad, enseñarla y amarla, creerla con la mente y llevarla a la práctica con la voluntad… Entre la verdad orada y la anunciada.

Situarse para poder recorrer este camino no es tarea fácil, precisa herramientas que ayuden como la comunidad y el acompañamiento… pero, sobre todo, necesita un elemento integrador que atraiga progresivamente hacia sí toda la vida, con todas sus dimensiones y componentes. Este elemento no es otro que el mismo Dios, que para los cris todo, en los procesos formativos. Este libro está estructurado en tres partes, en la primera de ellas, titulada: Entre el decir y el hacer, (la verdad) se halla en medio del mar (de la falsedad), el autor realiza un interesante y pedagógico recorrido por once prototipos de religiosos, religiosas y sacerdotes con actitudes que no siempre obedecen a un sano criterio de veracidad. En la segunda parte denominada: Quid est veritas?, el autor profundiza de manera exhaustiva en los conceptos de verdad humana, verdad cristiana y verdad crucificada. En la tercera parte: El camino de la verdad, desgrana las categorías de conocimiento, experiencia y sabiduría. Respecto al conocimiento recorre aquellos elementos de formación que permiten desarrollar la atención y la inteligencia. Apoyándose en la Escritura llegar a discernir y encontrar el valor en lo de siempre y en lo nuevo. En el apartado de la experiencia nos invita a escribir la vida como historia sagrada, teniendo en cuenta la razón y la responsabilidad. Finalmente en el apartado dedicado a la sabiduría invita a lograrla desde el amor y la contemplación para poderla comunicar y para llegarla a integrar. Se convierte así esta obra en un texto casi imprescindible para la formación, el acompañamiento espiritual y el crecimiento del consagrado en comunidad.

Francisco J. Caballero, C.Ss.R