martes, 5 marzo, 2024

“Volé tan alto, tan alto, que le di a la caza alcance”

“Volé tan alto, tan alto, que le di a la caza alcance”

Carmen Herrero

Solamente arriesgándose a volar se puede descubrir las alturas y su belleza, el encanto que te lleva vencer la mediocridad, la superficialidad y la rutina del muelle

 

Cuando escribo estas líneas me encuentro junto al mar, en la puerta de la ermita de San Roque, Garachico, Tenerife, lugar bonito y tranquilo. Hace un día maravilloso, esplendido, y no me he resistido a la “tentación” de dejar mi trabajo, para concederme el gran regalo de estar cerca, mirar, contemplar y admirar la belleza y grandeza de la alta marea, ¡algo asombroso! Me entusiasma contemplar esos cambios que, a lo largo del día, se pueden realizar en el mar.

Desde niña tuve miedo al mar, su grandeza y majestad me daban pánico, temor; pues para mí el mar era algo tan grandioso como misterioso e inaccesible. Ante su inmensidad me sentía tan pequeña e impotente, que me refugiaba en el miedo y el temor. Desde siempre he preferido la montaña, pues la montaña es más accesible para mí; me da más seguridad y confianza al poder pisar tierra firme. Tal vez esto se deba al entorno en el que nací y crecí, terreno montañoso.

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

DEBERÍAS LEER

Libres para el Amor

0
Juan Carlos Martos, cmf La Cuaresma invade casi todo el calendario de marzo. Es un tiempo preparatorio para la Pascua del Señor. La sabiduría del...

El camino a la libertad

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies