lunes, 29 noviembre, 2021

Tocar fondo

Era consciente de que no podía seguir con ese ritmo de vida, que cualquier día le podía dar un patatús. Sabía que tenía que cambiar. Pero nunca encontraba el momento para hacerlo. Se lo impedía el mismo ritmo de vida al que tenía que renunciar.

De repente, un shock: el anuncio de una enfermedad grave, o un infarto del que se sobrevive, o la muerte de una persona cercana, o un accidente que podía haber sido mortal… Y surge, inevitable, la pregunta: ¿qué estoy haciendo con mi vida?

A veces da la impresión de que, tanto las personas como las instituciones, necesitamos tocar fondo para reaccionar enérgica y responsablemente ante lo que no aporta nada de vida o, directamente, nos está matando. Pareciera que el mantenimiento de lo existente y las múltiples urgencias del día a día nos tienen bloqueados.

Cada vez que he visto aplicar la “Teoría U” de Otto Scharmer en nuestras instituciones, el paso que se revela más difícil es el de “soltar” o “abandonar”. Sabemos que es condición previa para poder “recibir”, pero todo en nosotros se resiste a “dejar ir”. Conscientes de que “ya no nos sirve una simple administración” y de que “no se pueden dejar las cosas como están” (EG 25), nos aventuramos en algunas novedades, pero difícilmente se renuncia a algo. El resultado es que lo nuevo se suma a lo viejo, haciendo todavía más difícil su gestión y acompañamiento.

Cada persona o institución sabrá qué tiene que “soltar” concretamente, y casi seguro que no será lo mismo para todos. Pero tengo la impresión de que, en la Vida Consagrada, en general, nos está costando dejar el poder y el control. Quizás abandonemos edificios o traspasemos obras, o las gestionemos de manera distinta. Pero nuestra necesidad de controlarlo todo nos ata las manos irremediablemente. El Espíritu no encuentra una rendija por donde colarse.

He conocido provincias religiosas que han empezado a mirar al futuro con creatividad cuando ya no les quedaba nada que perder: se sentían libres. La pena es que su toma de conciencia les llegó cuando menos fuerzas tenían: ¡lástima no haber vivido ese proceso cuando contaban con más energía!

¿De veras necesitamos tocar fondo para reaccionar?

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

3 Comentarios

  1. Mi provincia de México necesita abandonar, traspasar o dejar definitivamente de querer controlar toooodo lo que el pasado nos dio, sí es que queremos vivir.

  2. ¿Qué estoy haciendo YO con mi vida?… Tengo más de 80 años, 70 vividos como Marista: formando, profeso y hoy jubilado y me hago precisamente esa pregunta. ¿Sigue vigente mi compromiso del Voto de Estabilidad? Ya que desde el H. Charles Howard y sus tres siguientes sucesores, se han empeñado por acabar con la Congregación. Primero con la onda de la “Familia Marista” y el último con la de los “Maristas de Champagnat”. Por lo pronto la Provincia de México Central prácticamente ya ha tocado fondo. Mi último superior trajo la consigna de preparar la comunidad – tres hermanos mayores – para que se entregue el colegio que se regenteó durante más de 80 años. Leo: ” La pena es que su toma de conciencia les llegó cuando menos fuerzas tenían: ¡lástima no haber vivido ese proceso cuando contaban con más energía¿De veras necesitamos tocar fondo para reaccionar? Sí, pregúnteles lo mismo a todas las provincias de Francia que se acabaron, y la 7 las de España, incluyendo Catalunya…y las 5 de Brasil y las 2 de Canadá y U.S.A. de donde salieron precisamente 2 superiores generales… sí lástima que se hayan empeñando en que tocásemos fondo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

DEBERÍAS LEER

LA FRÁGIL ESPERANZA

0
  Entramos en tiempos nuevos aunque parezcan viejos.  Cada día, en realidad es un tiempo nuevo. Nada se repite, a pesar de lo que pensaba...

Que se acabe

Reino

Síguenos en Twitter


Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies