domingo, 27 noviembre, 2022

NÚMERO DE VR, JULIO/SEPTIEMBRE 2022

La vida consagrada no es noticia

Vivimos tiempos prorrogados de espectáculo. Todavía hay quien necesita un micrófono y unos focos para dar testimonio de fe. Si falta el escenario como que se diluye la motivación, la fuerza o la verdad, que todo puede ser. Seguimos en tiempos que fabrican estrellas, porque el sensacionalismo vende y entretiene. Pero la vida consagrada es otra cosa y en cuanto ahondas un poco lo percibes. Para ello, hay que detenerse, escuchar, pararse y pensar. Cuatro verbos de apariencia sencilla pero terriblemente complejos en nuestro presente. Porque todo es vértigo y prisa.

La esencialidad de los consagrados no suele hacerse presente en los congresos, ni en los foros… Aunque congresos y foros sean muy necesarios para ayudarnos en la reflexión, levantar la mirada y objetivación. Necesitamos dejarnos mirar por la realidad y releer por las ciencias sociales para superar cierto aire «endogámico» que frecuentemente cierra nuestras expectativas y posibilidades. Sin embargo, no somos un cuerpo que se rija por el dictado social, ni por la tendencia imperante ni, por supuesto, por razones comerciales. Somos un cuerpo de mujeres y hombres que, formando parte de esta historia, se proponen nada menos que recrear la Historia (con mayúscula) de Jesús para este tiempo. La totalidad del tiempo y el espacio para significar una gratuidad y libertad no contaminadas.

Y ahí está la clave, en la libertad y la gratuidad. Sin embargo, lejos de necesitar micros o digitales; titulares o entrevistas… paradójicamente, necesita vida oculta. Tiempos prolongados de silencio y frugalidad; de serenidad y ecología. La vida consagrada, para tener luz, necesita lucir poco. Porque en cuanto se expone se descentra.

No somos noticia cuando sabemos estar al lado de las alegrías y las penas de nuestra humanidad de la que formamos parte, somos esperanza. No somos noticia por nuestra visión de una necesaria transformación social, política y económica, somos justicia. No somos noticia por nuestra aceptación de la diferencia, orientación sexual o identidad afectiva, somos firmes defensores de toda persona. No somos noticia por provocar algaradas, guiar manifestaciones o denunciar la explotación, somos «la voz de los sin voz». No somos noticia por planear la paz, protagonizar acuerdos o transformar estados, somos inconformistas con el poder que oprime. No somos noticia porque nos posicionemos con las ideologías enfrentadas, somos el testimonio de que es posible una dialéctica de suma y no de división. No somos noticia por nuestra preparación, prestigio o relevancia social, somos el recuerdo de que los valores del Reino son otra cosa. No somos noticia, no queremos serlo, porque triunfen nuestras ideas, nos salgamos con la nuestra e incluso ganemos adeptos, somos el signo de la libertad evangélica que nunca pierde fuerza. No somos noticia por ser fuertes y hacer cosas de fuertes, somos debilidad enamorada que, a veces, muere y diariamente sabe lo que es el martirio de la entrega en silencio.

Efectivamente, no somos noticia y no debemos serlo. El brillo de los consagrados está en el cultivo diario y mimado de los valores que no caducan, en la confianza en la persona, en la seguridad insegura de que Dios cuida la casa y «lo da a sus amigos mientras duermen». Somos el reducto enamorado que, por amor, entendemos el sentido de la vida gastándonos por todos; los que vienen a las puertas, que cada vez tenemos menos miedo a abrirlas, y quienes nos encontramos en las calles que dejan de ser números, para encontrar, muchas veces por vez primera quien los llame por su nombre y con cariño, haciéndolos persona. Somos peregrinos, caminantes, ágiles, viajeros… Tenemos mucha edad y vamos entendiendo la misión como el acompañamiento de quien no protagoniza, pero siempre está. Somos ingenuos porque seguimos creyendo las palabras… El engaño no nos hace escépticos y volvemos a confiar. Reiteramos, una y otra vez, «no estás lejos del Reino» y así, ensanchamos tienda, abrimos la Iglesia, servimos a la misión. No somos noticia, no debemos serlo. Pero tenemos claro que el Reino no está parado, ni la consagración muerta… basta recorrer como cada día infinidad de hombres y mujeres comienzan la jornada juntos (y nuevos) diciendo, ábreme los labios… A mí, me ayuda no ser noticia.

 

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

«Dios mío, mi Rey»

0
El letrero que había por encima de ti, decía: “Éste es el rey de los judíos”. Quiero pensar, Jesús, que nunca me hallé entre los...

GESTIONA TU ESPACIO

¿DIÁCONOS «PERMANENTES»?

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies