domingo, 3 marzo, 2024

No solo ayudar, sino convivir

Ignacio Virgillito

Oficina de comunicación de la prov. claretiana de santiago

Las hermanas AMICO son una gota de agua en el ancho mar de la solidaridad. Representan a esa vida consagrada que no suele aparecer en los medios de comunicación y a veces tampoco en los grandes encuentros eclesiales. Su presencia discreta entre los excluidos de esta sociedad del bienestar constituye una de esas parábolas vivientes que permiten intuir en qué consiste el Reino de Dios, el sueño por el que Jesús dio su vida.

 

En la calle Antonio González Porras de Madrid hay una casa de ladrillo rojo con puertas y ventanas de forja pintadas de blanco. Por fuera, parece una vivienda normal de tres pisos. Nadie diría que en esa casa vive una comunidad muy especial. No hay ningún signo externo que indique que allí se encuentra la “Casa de Acogida San Agustín y Santa Mónica”. El inmueble pertenece a los Misioneros Claretianos, pero en la actualidad está alquilado a un precio simbólico a Cáritas Madrid para sede de un proyecto social cuyo objetivo es ofrecer a personas en situación de exclusión un espacio residencial con un clima familiar y de acogida. Y también un acompañamiento que les permita sentirse valoradas, desarrollar su autonomía personal y mejorar su integración social.

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

DEBERÍAS LEER

Escuchar es el imperativo

0
Liliana Franco, ODN Gonzalo Fernández Sanz Director de VR   La vida religiosa es hoy más multicultural que nunca. Vida Religiosa quiere hacerse eco de las voces que...

El camino a la libertad

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies