domingo, 2 octubre, 2022

En compañía…

Hace días me encontré con un bello diálogo que despertó la reflexión que comparto: “¿Qué es más importante –preguntó el Gran Panda– el viaje o el destino? La compañía –dijo el pequeño Dragón–”.

Para la vida religiosa, la respuesta del Dragón es desafiante e imprescindible. Precisamos para el largo camino significativas compañeras y compañeros que nos ayuden a llegar a destino, a la meta anhelada, y desde allí estrenar nuevos pasos. Compañeros discernientes, de mi- rada objetiva, mujeres y varones que saben navegar a vela desplegada, dejándose llevar por el viento del Espíritu para seguir avanzando en la gran travesía. Compañeros de palabra, de esperanza larga, que no temen al conflicto, que saben ayudar a abrazar el dolor, sabiéndolo protagonista indispensable en la historia de salvación personal y comunitaria.

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anteriorLos metaversos
Artículo siguienteEl saber y el sabor de la vida

DEBERÍAS LEER

Tengo cuarenta años, soy religioso… ¿Y?

0
Algunas convicciones... por si sirven Wilfredo García, sdb. Caracas. Venezuela Una cosa es la teoría y otra la vida. Lo que me ha sostenido es la...

Somos “Fronterizos”

Cuando la vida es liturgia

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies