La cucharilla… y ser signo escatológico

Cada vez que voy a una Casa de Espiritualidad y, al entrar al comedor, veo una cucharilla en mi lugar de la mesa, me lleno de alegría. Ese cubierto se me convierte en la señal inequívoca de que, al final de la comida, me espera un postre dulce. Puede parecer una tontería, pero el efecto que tiene sobre mí este utensilio tendría que ser lo que generara la Vida Consagrada a su alrededor.

Si la condición de signo escatológico es característica de esta vocación cristiana es porque, al vernos, tendríamos que provocar el gozo de mostrar que lo mejor está siempre por venir. Nuestro modo de vivir, de interpretar los acontecimientos y de situarnos ante la realidad tendría que gritar sin palabras que el final es dulce. Por más que las circunstancias parezcan negarlo y animen más al pesimismo que a la esperanza, nuestra existencia debería recordar que la última palabra sobre la historia la tiene la Palabra… y siempre es una Palabra de Amor y Vida. Estamos llamados a ser como esa cucharilla sobre la mesa ¿no es un reto precioso?

Publicado en Sin categoría | 5 comentarios

«¿Y a ti quién te cuida?»

El otro día me pasaron una canción del cantautor Luis Guitarra cuya letra era una lista de preguntas. La primera de ellas era precisamente eso de “¿y a ti quién te cuida?”. Y me venía a la cabeza que, con frecuencia, en la Vida Consagrada estamos más acostumbradas a hacer por otros, a volcarnos en la tarea que en invertir tiempos y espacios a dejarnos cuidar. Nos asalta cierto síndrome de superhéroe y no solo no posponemos atender a nuestra vida y a nuestro corazón, sino que nos podemos llegar a sentir mal por necesitarlo o añorarlo.

Detrás de muchas dificultades cotidianas a la hora de vivir esta vocación está, precisamente, la incapacidad para responder a una pregunta que golpea las bases de nuestra existencia: “¿y a ti quién te cuida?”. Si no nos atrevemos a plantearnos la cuestión con claridad y a mirarla a los ojos, quizá se nos escape la existencia y las fuerzas en buscar placebos que pretendan sustituir lo que solo Otro puede saciar por dentro. Aunque en teoría todos respondemos con rotundidad, en la práctica no siempre dejamos que sea el Señor de nuestras vidas el que nos cuide, nos abrace y nos aliente… y, si no es Él Quien nutra las raíces de nuestro corazón ¿quién nos va a cuidar?… y ¿cómo cuidaremos a los demás y les daremos alas?

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Ser… principio de Encarnación

Estas fechas son una época en la que las religiosas y religiosos tendemos a reunirnos y, aprovechando la ocasión, rezar y formarnos juntos. El otro día, en una ocasión como esta, compartía con unas Hermanas de otra congregación la reflexión en torno a los retos que se nos presentan a los consagrados en el ámbito educativo. Más allá de todo aquello que siempre me aportan estos encuentros con otras Instituciones, me quedo con el modo en que fui presentada.

Lo más habitual es que, cuando me presentan en estas actividades, se acuda al currículum y se informe de lo que he estudiado, los artículos publicados, mis ámbitos de investigación y los lugares en los que enseño. Pero el otro día no fue así. Quien se encargaba de presentarme buscó información más personal sobre mí en este blog y en twitter para, leyendo entre líneas, poner sobre la mesa algunas de mis inquietudes más personales. Me encantó que hablara de mí no tanto por lo que hago o por lo que sé, sino por lo que soy y por lo que deseo vivir, porque esto sí que es lo que realmente importa y lo que me define con mayor verdad.

En la Vida Consagrada en teoría nos sabemos muy bien que no somos lo que hacemos y que nuestra mayor misión es vivir con hondura y verdad la vocación a la que estamos llamadas. Lo sabemos… pero a veces “se nos escapa” creernos que nuestras tareas nos definen. En estos días en los que celebramos a un Dios que se abaja y se encarna, la debilidad de un bebé nos recuerda que lo esencial no está en nuestras capacidades y posibilidades, sino en el amor que nos hace impotentes, vulnerables… y que da sentido a nuestro ser aunque no hagamos nada. Ojalá, adorando al Niño, nos vayamos enterando “por dentro”…

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Dejarnos acompañar

Tengo una amiga, religiosa de otra Congregación, que expresa asombro ante ciertas dinámicas y formas de relacionarnos en nuestras instituciones. A ella le digo muchas veces que “a mí lo que me sorprende es que ciertas cosas le sorprendan”. Eso no significa que no haya realidades que me dejan bastante pasmada y una de ellas es la dificultad que tenemos para dejarnos ayudar.

Quizá sea por los derroteros que va tomando mi vida últimamente, pero descubro y saboreo con cierta frecuencia que el tema del acompañamiento sigue siendo una asignatura pendiente en el día a día de muchas personas que desean seguir a Jesús y vivir con seriedad su vida. Y esto, que es dificultad en cualquier vocación cristiana, se me convierte en desconcierto en quienes nos sentimos llamadas a vivir esta en la Vida Consagrada.

No sé si se trata de un problema de autosuficiencia, de pudor, de trabas para narrarnos en verdad ante otro y presentarnos vulnerables, de dificultad para encontrar a personas capaces de llevar adelante este servicio, de entender que me resulta suficiente con aquello que “Dios me inspira”… pero el dato es que bastante menos gente de la deseable está haciendo de su existencia un camino acompañado. Y no solo me asombra este dato, sino también que el número de personas acompañadas sea inversamente proporcional a quienes se sienten llamadas a “acompañar” a los demás… o, al menos, a decirles “lo que tienes que hacer”.

Igual alguno también me dirá lo que yo le digo a mi amiga: “lo que me sorprende es que te sorprenda”

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

«Tú eres la que nos cuidas»

En el día a día de una casa de mayores, la cuestión de la memoria es un tema realmente complejo. Para muchas de las hermanas recordar qué han comido o cómo nos llamamos las que vivimos con ellas es un acto heroico que se complica aún más cuando hay cambios y novedades. Una de las ancianas, al ser incapaz de responder a la pregunta de “¿quién soy yo?” que le hacía su nueva superiora, ni corta ni perezosa le ha contestado: “tú eres la que nos cuidas”.

En la Vida Religiosa seguimos teniendo la asignatura pendiente del servicio de autoridad y del liderazgo, pero a veces se nos olvida lo esencial que, precisamente esta hermana con demencia senil tiene tan claro. Estamos llamadas a “ser las que cuidamos” a quienes tenemos cerca, seamos o no superioras. Dentro o fuera de nuestras comunidades, somos invitadas a proteger sin paternalismos para sacar a la luz la mejor versión de los demás, a imagen de Aquel que no deja de cuidarnos.

Ojalá no se nos olvide con esa especie de Alzheimer selectivo que deja escapar lo importante mientras atiende a lo urgente.

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Superficie y profundidad

Solo es necesario ver la fecha de la última entrada de este blog para darse cuenta de que el inicio de curso ha sido, cuanto menos, intenso. Paradójicamente, desde que regresé a la “vida cotidiana”, pocas cosas han tenido la estabilidad y el orden que se puede esperar del día a día. Pero, a pesar de la concentración de actividades y de viajes, no tengo la sensación de que me vida tenga el desorden existencial que sí tiene mi agenda.

Nunca he hecho submarinismo, pero intuyo que bucear tiene que ser algo parecido a lo que yo experimento en la última temporada: una serenidad de fondo muy distinta a la agitación y la actividad de la superficie. Vivir así es, sin duda, don inmerecido que nace de saborearse fundamentada en Otro… ¡y es tan distinto del activismo que a veces nos consume la existencia! Ojalá este nuevo curso esté lleno de momentos así: paz de fondo en medio de turbulencias.

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

La cabeza sobre el pecho de Jesús

Mis contactos de WhatsApp ya saben gracias a los estados que este verano ando un poco “chocha” con mi nuevo sobrino de poco más de un mes. Hacía mucho que no había un bebé en la familia y su amama y las izekos (abuela y tías en euskera) andábamos arañando ocasiones para cogerlo en verdaderas “adoraciones del niño”.

Que llore bastante nos ha servido de excusa para intentar consolarlo de brazo en brazo. Con todo, lo que antes y más le serenaba es colocar su cabeza sobre el pecho de alguien. El latido del corazón, algo que ha escuchado desde el seno de mi hermana, le tranquilizaba. Y esto puede parecer un poco “deformación monjil profesional”, pero a mí me ha ayudado a rezar.

Se me ocurría pensar que, ante tantas incertidumbres e inquietudes, también nosotros estamos llamados a serenarnos apoyando la vida y la cabeza en el pecho de Jesús, como lo hizo el discípulo amado la noche en que Él “les amó hasta el extremo” (Jn 13,1.25). Igual, de tanto escuchar cómo y por quiénes late el corazón del Maestro, se nos acompasa nuestro palpitar al suyo y empezamos a intuir la vida y al Padre desde el mismo pálpito que Él. A lo mejor, empezamos a respirar al mismo ritmo que el de su pecho y afrontamos la existencia respirando a la vez que Él.

Puede parecer muy “pasivo”, pero me da a mí que todos nuestros esfuerzos tendrían que orientarse a apoyar nuestra cabeza en el pecho del Señor ¿no os parece?

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Poner «cara rara»

Ayer fui testigo de una conversación muy simpática. Una nieta y su abuela iban caminando por el barrio mientras la adolescente intentaba hacerle caer en la cuenta a su compañera que ponía caras raras cuando se cruzaba con personas “peculiares”. Ella le intentaba expresar que tenía que tener cuidado, porque con su rostro expresaba desconcierto y disgusto. Ella, por su parte, no hacía más que insistir en que a ella “no se le notaba nada”. La más joven, en vez de enfadarse, le decía con cariño y buen humor que,  si ella se daba cuenta, también los “afectados” por sus caras raras podrían percibir su extrañeza. Con todo, la otra se empeñaba en que no hacía gestos, provocando las risas de su nieta.

A todos nos pasa como a esa abuela y dejamos traslucir lo que de verdad nos pasa por el corazón de muchas maneras. Aunque nuestras palabras sean políticamente correctas, aunque nos creamos nuestros discursos, aunque mantengamos la convicción de que cuanto decimos es la verdad más honda… lo que albergamos en el corazón sale a la luz antes o después, de un modo u otro. Y es que “nada hay oculto que no se manifieste, nada ha sucedido en secreto que no se divulgue” (Mc 4,22).

Ojalá se nos vaya regalando que todo aquello que sabemos “de cabeza”, poco a poco, se convierta en algo sabido “desde el corazón” ¡vaya a ser que “pongamos caras raras”!

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Raíces

Hay circunstancias en las que volver la mirada hacia la propia historia resulta inevitable. Quien se haya embarcado en la aventura de hacer una tesis doctoral estará de acuerdo que terminarla con la defensa pública es uno de esos momentos que provocan mirar hacia atrás y agradecer. Esta fue la excusa para una conversación que tuve el otro día con un buen amigo, que me resultó un regalo, que estoy recordando con frecuencia y que me parece digna de recuperar en un post. Hablábamos de lo que suponía estar arraigados y ambos compartíamos la convicción de todo lo que nos jugamos existencialmente en la base sobre la que hayamos cimentado la propia vida.

Igual es porque los dos somos cuarentones y ya no necesitamos que otros nos cuenten que hay un tiempo en el que se puede “sobrevivir” sosteniéndonos en expectativas, propias o ajenas, en nuestras capacidades o en las metas laborales que nos marcamos. Pero llega un momento en el que la realidad se impone, muestra el verdadero valor de todo eso y sólo nos podemos mantener en pie cuando se ha invertido tiempo, esfuerzo y búsquedas en cuidar las raíces para arraigarnos en el Único firme.

Él se expresaba usando la parábola evangélica del árbol bueno que, porque tiene buenas raíces, puede dar fruto, quizá poco, pero bueno (Mt 7,16-18). A mí se me repite la expresión del mismo Dios en boca de Isaías: “Si no os afirmáis en mí, no seréis firmes” (Is 7,9). Raíces, cimientos… da igual la imagen, siempre que sostengan la vida.

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Griego clásico y Eucaristía

Nunca he negado mi condición de friki, al revés, tengo la certeza de que en esta vida hay que estar entusiasmada por algo hasta el punto de poder parecer extravagante o rara, que es la definición que hace la RAE de este adjetivo. Pues en mi peculiar afición a la Biblia, su mundo y sus lenguas, me estoy leyendo un libro que resulta muy recomendable: “La lengua de los dioses. Nueve razones para amar el griego”. La autora, una verdadera apasionada por el griego clásico, te va introduciendo en la lógica interna de esta lengua muerta de forma muy graciosa y amena. Esto ya me lleva a una primera consecuencia muy aplicable a la misión: sólo puede despertar pasión por algo (o por Alguien) quien vive apasionada por eso mismo.

Me diréis que qué tiene que ver todo esto con la Eucaristía. Debe ser por la cercanía de la fiesta del Corpus, pero me ha venido esta relación cuando he empezado a leer cómo la autora explica que en griego las palabras puedan estar en singular, dual y plural. Ella pretendía mostrar que, mientras nosotros nos ocupamos de la cantidad, del número de elementos, a los griegos les interesaba más la relación. De ahí que el dual se utiliza no tanto porque haya “dos” cosas, sino por el estrecho vínculo que, sin dejar de ser dos, se convierten en una unidad.

Hablar de Eucaristía nunca es hablar de números ni de cantidad, sino de lazos, de deseo de unión y de cercanía. Celebrar la Eucaristía nos lanza a generar vínculos y puentes allá donde estamos. Adorar la Eucaristía es acoger a ese Dios empeñado en entrar en relación con nosotros hasta que Él mismo nos decline en dual con Él.

Publicado en Sin categoría | 1 comentario