domingo, 14 abril, 2024

Y llegó en medio de palomas…

Ayer por la tarde estábamos terminando en la parroquia las palómas que vamos a utilizar el domingo que viene para el día escolar de la paz (que también celebramos en la eucaristía). Liados con palomas grandes, pequeñas y enormes, entre los inmigrantes que salían de clases de lengua y cultura, en el bullicio, recibimos la visita de un hombre. Uno más diríamos, pero conocía a Carmen (que estaba haciendo palomas) y cuando la vio se echó a llorar.

Un hombre de 50 años llorando delante de nosotros, entre palomas de la paz. Y allí nos dijo que venía a buscar un papel donde se dijese que no recibía alimentos de nuestra parroquia, porque sino no se los darían en otro lugar. Y miraba a Carmen y a las palomas y a nosotros: «Ya no aguanto más, se me acabó el paro… Yo nunca tuve que hacer ésto…»

Y no hacía falta decir nada, pero él lo dijo, como disculpándose, como pidiendo perdón por tener que hacer eso. Un hombre de 50 años con dos hijos y esposa.

Y lo llevé a la trabajadora social y salió más sereno, pero con la pena dentro, arraigada. La pena de una crisis inmisericorde que roba la esperanza y que corta las alas a las palomas blancas que se quedaron también tristes, con una tristura infinita.

Y, más tarde, rezamos vísperas y a Carmen le salió de dentro, quizás de la mano de la pena, el salmo: «Misericordia, Dios mío, misericordia. Que estamos saciados de desprecios. Nuestra alma está saciada del sarcasmo de los satisfechos, del desprecio de los orgullosos…»

Nuestra alma saciada, nuestra vida saciada… Y las palomas, más tristes si cabe, nos acogieron a la sombra de sus alas, en un gesto de ternura infinita, en el centro de nuestras almas…

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

1 COMENTARIO

  1. Estimado Miguel:
    Desgraciadamente es el pan de cada día en muchas parroquias, la gente cada día está más desesperada y la burocracia muchas veces es inmisericorde. Me ha gustado mucho tu post y la sensibilidad tan especial para con los más necesitados. Ojalá que hoy tus palomas estén un poco más alegres.
    Un cordial saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

DEBERÍAS LEER

«La vida religiosa, para ser profética, debe estar e ir a...

0
Vida Religiosa tiene siempre un oído en España y otro en Latinoamérica, aunque sin olvidar nunca a la vida consagrada de otros continentes. Tras...

Síguenos en Twitter