miércoles, 25 mayo, 2022

Aprender a cuidar

Quizá el elemento cultural más fuerte del presente sea la herida. La propia pandemia –y ahora la devastadora experiencia de la guerra– pone al descubierto una vulnerabilidad global que no queríamos ver y obliga a las sociedades en su conjunto a enfrentarse a viejas y nuevas heridas. La vulnerabilidad asociada a la experiencia humana pide, de hecho, ser leída como una realidad más intrínseca, transversal y vasta. Hay un déficit estructural de atención, que viene de lejos. No es de extrañar, pues, que la necesidad de reconocer la herida, de narrarla, de situarla en el centro del debate público, de atenderla y de hacerle justicia se haya convertido en una aspiración tan fuerte en nuestro tiempo.

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

DEBERÍAS LEER

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies