miércoles, 25 mayo, 2022

YA NO HAY CIELO SIN TI

Si hablamos de Jesús, hablamos de Dios y hablamos del hombre.

Por el misterio de la encarnación se nos desveló la venida de Dios a la condición humana, el abajamiento de Dios a la pequeñez del hombre; y por el misterio de la ascensión se nos desvela la entrada del hombre en la condición divina, la subida del hombre a la grandeza de Dios.

Por el misterio de la encarnación Dios bajó a quedarse en el hombre para siempre: Dios permanece en ti.

Por el misterio de la ascensión el hombre subió para siempre a la derecha de Dios: Tú permaneces en Dios.

Él no vuelve al cielo sin ti; y tú no quedas en la tierra sin él.

Por la fe, la esperanza y el amor, tú ya entras con Cristo en el cielo.

En tu pequeñez, en tu fragilidad, en tu pobreza, en tu sufrimiento, Cristo va en ti por los caminos de la tierra.

En el cielo, sus moradores no verán a Cristo sin verte a ti.

En la tierra, la fe no verá jamás a un hombre sin ver a Cristo.

Hoy, en la eucaristía, entrarás cautivo de Cristo en el cielo y cuidarás del Cristo cautivo que viene a tu encuentro en los pobres.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

DEBERÍAS LEER

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies