martes, 23 julio, 2024

Suger

Mariano Sedano

Misionero Claretiano (San Petersburgo, Rusia)

Era pequeño de estatura y menudo, o sea, plebeyo. Nació en las postrimerías del siglo XI en Francia. Con esas cartas de presentación, estaba condenado a ser un perdedor nato. Un don nadie. Destinado no a entrar en la Historia, sino a quedar para siempre en el minúsculo espacio de la Geografía de su tumba. Sus padres decidieron entregarlo, siendo Suger aún niño, como donado al monasterio de Saint Denis, cerca de París.

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

«Hoy estamos llamados a integrar, no a separar»

0
Ignacio Virgillito Oficina de comunicación de la Prov. Claretiana de Santiago Vida Religiosa entrevista al P. Mathew Vattamattam, superior general de los Misioneros Claretianos, con motivo...

Síguenos en Twitter