Publicanos y prostitutas

0
710

Estos dos grupos de pecadores públicos son, según Jesús, los que nos preceden en el Reino de Dios. No es un futuro (ya es ahora), ni una exageración como nos encantaría a muchos. Es una constatación de Jesús que suelta a bocajarro en los oídos de los personajes religiosos más influyentes y respetados: los jefes de los sacerdotes y los ancianos.
No es sólo una provocación, aunque también, es un hecho dado por la pura gracia de haber creído en la palabra del más pequeño de los hijos del Reino, Juan Bautista.
Y nosotros tenemos la palabra del hijo de Dios y decimos tantas veces que sí que vamos a la viña, los primeros, públicamente, y al final no vamos. Y otros, como en esos tiempos, dicen que no, que no les da la gana, que no creen, que no pueden y acaban yendo. Suelen ser personas del pelaje se las prostitutas y de los publicanos, solemos mirarlos de reojo, solemos excluirlos y condenarlos. Pero ellos van a la viña, ellos creen en la palabra de ese Señor de los pequeños, de los frágiles. Ellos tienen oídos para oír y corazones de carne ablandados por el sufrimiento. Ellos nos preceden, a mi por lo menos, en el Reino. Ojalá que por lo menos pueda ser compañero de viña e invitado de Reino. Ojalá que podamos todos.