miércoles, 29 mayo, 2024

Por considerarse justos…

Así comienza el relato que enmarca la parábola del que ora y del que se exhibe en el templo El primero sabe que no tiene derechos ante la democrática misericordia de un Dios que manda lluvia y sol. El segundo se pavonea porque es justo, según él, claro. Por eso Jesús gustaba de pecadores y expulsados sociales, porque no se consideraban justos (al contrario) y por eso (y esta es la conclusión de la primera parte) no despreciaban a los demás. Así de sencillo y hermoso.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

LIDERAZGO: DESPERTAR AL SIGLO XXI

0
Creo que Mark Miller (2021) acierta de lleno en la difícil acotación del concepto liderazgo para nuestras instituciones en este momento de la historia....

Síguenos en Twitter