domingo, 3 marzo, 2024

Con el dedo de Dios

Echar demonios como signos del Reino. Ahuyentar los miedos, las tristezas, el mal, el odio, la desesperación…

Todo con el dedo de Dios que se convierte en nuestros dedos y los dedos de otras personas que creen y creemos en el poder del bien.

Un bien que es poderoso en el anonimato de nos saber una mano lo que hace la otra. En la humildad de reconocer que solos no podemos y que nos hemos de unir a otras personas de bien, de tanto bien.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

Escuchar es el imperativo

0
Liliana Franco, ODN Gonzalo Fernández Sanz Director de VR   La vida religiosa es hoy más multicultural que nunca. Vida Religiosa quiere hacerse eco de las voces que...

El camino a la libertad

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies