sábado, 24 febrero, 2024

Pequeños y Grandes!

Después de tres actividades algo frenéticas con jóvenes y adolescentes, en un ritmo típico campamental o de colonias de verano, rodeado por los historiados montes de Loja (Granada)… así de pronto ,y en un paréntesis poco usual en este mes, provocado por el evento único  de la JMJ-Madrid 2011, he llegado a una casa de religiosas formacionistas  en Villagonzalo (Badajoz). No es una casa más.

He llegado aquí a ayudar a un puñado de hermanas a que disfruten del descanso merecido y de la presencia de Dios en sus vidas.Estoy dirigiendo unos Ejercicios Espirituales, recreados en  el silencio, la Palabra de Dios y el testimonio  impresionante de todos aquellos religiosos y religiosas que hace 75 años dieron la vida antes que quitarse el hábito (gesto que les hubiera “salvado de la muerte”): los mártires.

En esta casa me llamó Dios, cuando yo apenas tenía 14 años. Vine a visitar a la “tita pla”, hermana de mi Madre; y la madre Fundadora, Mª José, que partió desde esta casa hacia el cielo en 2005, me dijo: te vas a ir a estudiar a los padres del Corazón de María!.  Y yo, que siempre he sido rabiosamente atrevido, sin saber dónde iba ni en qué historia me metía… acepté el proceso en aquel mismo instante.

Dios es impresionante en sus empeños. No fue ni la fundadora ni yo. Fue él. Siempre es Dios, así de simple, aunque a veces nos empeñemos nosotros en complicarlo todo.

La distancia que va en la fe de ese adolescente, subiendo en Loja al monte Sinaí para realizar su Alianza con Yahvé, o recibiendo la bendición de Abraham tras pertenecer a la nueva humanidad después del diluvio  y la fe de estas mujeres, cuya vida consagrada rezuman ya heridas del camino por tanta entrega y esfuerzo no es otra que el suspiro de un Dios hecho Padre y Madre que acompaña a sus hijos silenciosamente, en cualquier edad, situación y lugar. Nunca debe ser importante lo que hacemos ni con quien lo hacemos. Lo verdaderamente importante, lo trascendente es transparentar a Dios con nuestra vida, tal y como hizo Aquella, cuyo Corazón es fragua de misioneros.

Feliz y apostólico verano, hermanos!!!.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

DEBERÍAS LEER

Confesiones de un sacerdote digital

0
Heriberto García Arias Gonzalo Fernández Sanz Director de VR   A diferencia de los primeros discípulos de Jesús, que “dejaron inmediatamente las redes y lo siguieron” (Mc 1,18),...

Peregrinar con esperanza

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies