sábado, 24 febrero, 2024

¡No puedo ser como vosotros!

No es la primera vez que me encuentro ante expresiones similares, pero esta vez me dieron mucho que pensar. En un encuentro personal de acompañamiento con un joven majísimo, de esos que rezuman generosidad, compromiso y alegría (y, ojalá, “vocación”, me decía yo para mis adentros) me dice: la verdad es que los Hermanos sois excepcionales (¡gracias!).

¡Siempre trabajando! (¡oh, no!). En la vida podría ser como vosotros… (¡adiós!).

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

Confesiones de un sacerdote digital

0
Heriberto García Arias Gonzalo Fernández Sanz Director de VR   A diferencia de los primeros discípulos de Jesús, que “dejaron inmediatamente las redes y lo siguieron” (Mc 1,18),...

Peregrinar con esperanza

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies