lunes, 15 abril, 2024

Desierto, espacio de soledad y silencio

El desierto y el silencio no son una huida, sino un hacer presente a la Presencia y a los hermanos, un vivir en comunión hasta con el cosmos.

Carmen Herrero Martínez

Una sola Palabra habló el Padre, que fue su Hijo, y esta habla siempre

en eterno silencio, y en silencio ha de ser oída del alma.

(San Juan de la Cruz)

Quiero compartir esta reflexión con los lectores de Vida Religiosa, sobre el desierto, espacio de soledad y silencio en medio del mundo, en el que a la mayoría nos toca vivir. El desierto y el silencio van de la mano. En el sentido espiritual no hay desierto sin silencio ni silencio sin desierto, pues ambos nos conducen al encuentro con nosotros mismos y con el Creador; esta es la finalidad que pretendemos al retirarnos al desierto: encuentro consigo mismo, encuentro con el Creador y encuentro con la humanidad. El desierto y el silencio no son una huida, sino un estar presente a la Presencia y a los hermanos, un vivir en comunión hasta con el cosmos.

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

DEBERÍAS LEER

«La vida religiosa, para ser profética, debe estar e ir a...

0
Vida Religiosa tiene siempre un oído en España y otro en Latinoamérica, aunque sin olvidar nunca a la vida consagrada de otros continentes. Tras...

Síguenos en Twitter