domingo, 14 abril, 2024

Desdoblamientos

En la escena de la mujer que ungió a Jesús en casa del fariseo (Lc 7,36-49) siempre me llama la atención un detalle incongruente del texto: «Entonces Jesús, volviéndose hacia la mujer, dijo a Simón…». Vamos a ver: si los dos estaban reclinados a la mesa y la mujer estaba situada a sus pies ¿no es una postura rara la de dirigirse al fariseo que está enfrente girado hacia la mujer que está detrás? Me atrevo a pensar que con ese gesto corporal, estaba expresando «de parte de quién» estaba y que aquella mujer, derretida de agradecimiento, le tenía ganado el corazón. Así que, aunque por fuera se dirigía a Simón, por dentro estaba vuelto hacia ella.

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

«La vida religiosa, para ser profética, debe estar e ir a...

0
Vida Religiosa tiene siempre un oído en España y otro en Latinoamérica, aunque sin olvidar nunca a la vida consagrada de otros continentes. Tras...

Síguenos en Twitter