domingo, 14 abril, 2024

Comunidades abiertas a lo nuevo

Hace un par de años, con cierta sorna y bastante realismo, decía un hermano de congregación que cada vez que en su comunidad sonaba el timbre el siguiente sonido eran las cerraduras de las habitaciones… cerrándose. ¡No vaya a ser que venga alguien a molestar! Seguro que es una exageración y una caricatura, pero quizás refleje algo de la realidad que actualmente estamos viviendo en la vida consagrada, con tendencia a encerrarnos en nuestras habitaciones –o despachos–, cuando no en el fatídico “que me dejen como estoy”.

A veces, en los grupos juveniles, surge la conversación sobre cómo es nuestra comunidad. No son extraños los prejuicios e incluso imaginaciones un tanto extrañas y “locas de la casa” sobre nuestra forma de vivir: que si grandes dormitorios corridos, que si comidas en silencio, que si… A veces la televisión juega malas pasadas y todo se mezcla.

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

«La vida religiosa, para ser profética, debe estar e ir a...

0
Vida Religiosa tiene siempre un oído en España y otro en Latinoamérica, aunque sin olvidar nunca a la vida consagrada de otros continentes. Tras...

Síguenos en Twitter