sábado, 24 febrero, 2024

Cambios en la agenda

El confinamiento al que, por obligación y responsabilidad, hemos estado sometidos en estos meses, ha puesto al descubierto la verdad y esencia de nuestras vidas. No pocas veces hemos pregonado aquello de: “lo urgente ahoga lo importante”; pues se impuso, casi a la fuerza y de repente, lo importante, lo esencial.
Y comenzamos a estar, sin prisas, en la mesa, en la sala, en la oración, en la eucaristía, en la habitación. Y poco a poco fueron fluyendo los dones, los carismas, los servicios…hacia los cercanos. Y recuperamos los juegos de mesas, ver buenas películas juntos. Y las paredes volvieron a ser testigos de conversaciones, miradas de complicidad, risas largas y relajadas.
Y afinamos el enfoque de la cámara, no precisamente para hacer un selfi, sino para trasladar compañía, a través de la pequeña pantalla, a tantos, atrapados en la soledad de un salón, de una casa, de una habitación… convertido en: “esta es ahora mi parroquia”. Y la misión continuó.
Toda una Cuaresma, la Semana Santa y una Pascua, convertidas, sin programarlo, en una escuela de aprendizaje. Con el mejor libro: el evangelio; y la mejor compañía: la familia, los hermanos, los cercanos.
Y ojalá el paso de fase no suponga el paso de página, para volver a lo antiguo. Ojalá no volvamos a dejarnos ahogar por tanto estrés, ruidos, agendas, programaciones, reuniones, viajes, que casi siempre nos deja incompletos.
Abracemos, para que se quede, lo importante: Y siempre será esencial el detenerme ante ti; el cuidarte en lo concreto; el caminar juntos, sentarnos juntos, aunque lleguemos un poco más tarde que si fuera solo; el rezar sin prisas; el leer con pausa; el disfrutar de la presencia, sin estrategias y de la visita, no siempre para darte, sino para recibirte.
Y silenciemos, para que no nos presida en nuestras vidas, el griterío y alboroto de lo urgente.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

DEBERÍAS LEER

Confesiones de un sacerdote digital

0
Heriberto García Arias Gonzalo Fernández Sanz Director de VR   A diferencia de los primeros discípulos de Jesús, que “dejaron inmediatamente las redes y lo siguieron” (Mc 1,18),...

Peregrinar con esperanza

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies