domingo, 14 abril, 2024

Amnistías

Me lo contó un gran amigo, provincial de una orden: visitaba una comunidad en la que uno de los frailes estaba muy enemistado con él. “En la entrevista que tuvimos, volcó sobre mí con amargura sus reproches y críticas. Yo le escuchaba en silencio, intentando acoger, por debajo de aquel aluvión de palabras, su sufrimiento y sus heridas. Y de pronto sentí en mi interior el deseo de compartir mi propia pobreza a través del gesto de pedirle confesarme con él.

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

DEBERÍAS LEER

«La vida religiosa, para ser profética, debe estar e ir a...

0
Vida Religiosa tiene siempre un oído en España y otro en Latinoamérica, aunque sin olvidar nunca a la vida consagrada de otros continentes. Tras...

Síguenos en Twitter