A tantas hermanas y hermanos ¡Muchas Felicidades!

0
340

Hoy nace el Amor. La razón de nuestro ser y la esperanza de nuestro vivir. Hoy es el día en el que se encarna la felicidad en nuestro mundo fragmentado y herido. Hoy la luz llega a todos los lugares de sombra. A quien no tiene nada y a quien cree tenerlo todo. Para unos será el consuelo y para otros el cambio. Hoy empieza un mundo nuevo y, entre todos, tenemos que permitir que así sea.
Nuestro Dios empeñado en hacer camino con la humanidad es la garantía de que en la Noche Santa de la Navidad, empieza una nueva vida. Niños, jóvenes y ancianos; sanos y enfermos; los cansados del bullicio y también los aturdidos de soledad… Las ciudades, los pueblos y los campos… Las zonas habitadas de nuestro mundo y las zonas hambrientas de nuestras ciudades. Los que hemos nacido con paz y los que no conocen otra música que la guerra. Los que reciben aplausos y los que nunca han sentido el calor de una caricia. Los que tienen en el corazón muchos nombres y los que han perdido el corazón… Todos, absolutamente todos, tienen-tenemos sitio al lado de Dios. Por eso, no te guardes el deseo de felicidad, compártelo, grítalo, regálalo. Aunque te parezca mentira, esta noche, como todas las noches desde que Dios está con nosotros, todo puede cambiar. ¡Feliz Navidad!