miércoles, 17 agosto, 2022

Súplica de pobre

Hoy entramos en el misterio de la celebración con el canto de esta súplica: “Dios mío, dígnate librarme; Señor, date prisa en socorrerme. Que tú eres mi auxilio y mi liberación; Señor, no tardes”.

Son súplica de pobre, son confesión de fe. Donde no haya fe, no las dirá la pobreza; y donde no haya pobreza, no las dirá la fe.

Los labios del hombre rico no conocen la súplica de tu canto; él puso en la vaciedad la confianza que tú pones en el Señor; él ha escogido su dios, ha confiado en sus riquezas, se solaza en su contemplación, y recita ante ellas las palabras de su salmo: “Hombre, tienes bienes acumulados para muchos años: túmbate, come, bebe y date buena vida”.

Desde la humildad de la fe, el pobre da testimonio de la verdad de Dios, confiesa su soberanía, y le dice: “tú eres mi auxilio y mi liberación”.

Desde su tabla de cálculo, el rico se entrega a la contemplación de los bienes que ha acumulado, y practica ante ellos los ritos acostumbrados: “túmbate, come, bebe y date buena vida”.

Sobre la humildad del pobre y el cálculo del rico viene la palabra del Señor.

El mismo que dijo al rico: “necio, esta noche te van a exigir la vida”, declaró en la montaña: “Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos”.

El mismo que dijo: “Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de los cielos”, dijo también: “Venid, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo; porque tuve hambre y me disteis de comer”.

Y tú, Iglesia de Cristo, has sido llevada por gracia desde el orgullo de poseer a la humildad de servir.

Tú, amada en tu pobreza, redimida, salvada, reconoces quién es tu Dios, tu Señor, tu auxilio, tu liberación.

Tú te confiesas dichosa porque hoy se dice para ti la palabra de tu Dios, dichosa porque hoy te recibe tu Señor, dichosa porque, comulgando a Cristo, hoy comulgas el reino de los cielos, dichosa porque, en tu pobreza, crees y esperas y sabes de amor, dichosa porque a tu pobreza le da palabras de súplica tu fe, y a tu fe le da un canto de agradecimiento tu pobreza.

Feliz domingo.

 

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anteriorCATASTROFISMO EN LA IGLESIA
Artículo siguienteEso de la Fe

DEBERÍAS LEER

Súplica de pobre

0
Hoy entramos en el misterio de la celebración con el canto de esta súplica: “Dios mío, dígnate librarme; Señor, date prisa en socorrerme. Que...

Prepárate como toca

Por pedir que no quede

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies