domingo, 3 marzo, 2024

Aprender el camino

Después de escuchar la palabra del profeta, desde lo hondo del corazón dijiste: “Señor, enséñame tus caminos, instrúyeme en tus sendas”. Y él te dijo: “Hijo, ve hoy a trabajar en la viña”.

Atraído por el Señor, dijiste: “Haz que camine con lealtad”. Y él insistió: “Hijo, ve hoy a trabajar en la viña”.

Y aún añadiste en tu oración: “Enséñame, porque tú eres mi Dios y salvador, y  todo el día te estoy esperando”. Y él volvió a recordarte lo que ya te había dicho: “Hijo, ve hoy a trabajar en la viña”.

Te dije: “Enséñame”; y no lo dije para saber sino para vivir.

Te dije: “Enséñame”; y no lo pedí para saber sobre el camino que lleva a la vida sino para ponerme a caminar por él.

Te dije: “Enséñame”. Y tú, diciéndome: “ve hoy a trabajar en la viña”, me pediste que fuese a Jesús, me indicaste a tu Hijo, me mostraste a tu amado, lo pusiste delante de mí, y me dijiste: Ve a él, “escúchalo”, apréndelo, síguelo, pues él es “el camino y la verdad y la vida”.

Fíjate en él: “Con ser de condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios, al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos”.

Fíjate y aprende el camino: “Se rebajó hasta someterse incluso a la muerte y una muerte de cruz”.

Ve a la viña, sigue el camino.

No temas, no te eches atrás, no dejes de ir aunque presientas fatigosa la tarea que te espera, pues el camino que es Jesús, el camino del evangelio, el camino del reino, el camino de los pobres, el camino de la cruz, es arduo, pero ése y no otro es el camino de la vida.

Si te apartas de Jesús, te apartas de la vida: “Cuando el justo se aparta de su justicia, comete la maldad y muere, muere por la maldad que cometió”.

Si caminas en Jesús, vas a tu salvación: “Cuando el malvado se convierte de la maldad que hizo y practica el derecho y la justicia, él mismo salva su vida”.

Si escuchas la palabra del Hijo, si bajas con él hasta lo hondo del misterio de la cruz, entonces se hace posible el deseo del apóstol, deseo que es también el de Jesús: “Manteneos unánimes y concordes con un mismo amor y un mismo sentir” –“que todos sean uno”-.

Y sé que eso no es posible si no sigo a Jesús en su abajamiento, si no me despojo de mí mismo, si no aprendo de Jesús a considerar que los demás son todos superiores a mí mismo.

El que es de Cristo Jesús, escuchará su voz y lo seguirá; y, siguiéndolo, aprenderá el camino.

Apréndelo escuchando a Jesús. Apréndelo bajando con Jesús. Apréndelo haciéndote con Jesús evangelio para los pobres. Apréndelo comulgando con Jesús. Apréndelo amándolo todo y a todos en Jesús. Apréndelo hasta que seas Jesús.

Aunque sólo sea para aprender el camino, “ve hoy a trabajar en la viña”.. .

Feliz domingo.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

DEBERÍAS LEER

Escuchar es el imperativo

0
Liliana Franco, ODN Gonzalo Fernández Sanz Director de VR   La vida religiosa es hoy más multicultural que nunca. Vida Religiosa quiere hacerse eco de las voces que...

El camino a la libertad

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies