martes, 5 marzo, 2024

«Ya no somos inmortales, ahora somos eternos…»

El título no es un frase de Rahner (que según pongas la «h» se ve si sabes o no). Es una parte de una canción de Loquillo (cantante de rock and roll catalán) y no sé si lo quiso así o no, pero tiene una gran profundidad teológica y vital.

La inmortalodad absurda y tediosa del Jardín es sustituida por la vida continuada y discontinua, contando con el paréntesis (casi imperceptible en el espacio y el tiempo) de la muerte, regalada en el árbol de la vida.

«Eternidad» es una palabra que también da cierto miedo. Porque tiene detrás toda la carga de lo que siempre es igual, inmutable, igual a sí mismo (nuestra querida herrencia griega). Y hoy parece que da más miedo porque lo que siempre es igual intranquiliza y desespera. Quizás sea mejor decir otras cosas: vivir sin dolor ni lágrimas, con la luz, gozar del rostro del Padre, de su abrazo, plenificar la felicidad, encontrase con los que amamos y amaremos, no ver ya sólo lo negativo, preñados de esperanza realizada, amar sin límites…

Quizás…

Se lo tengo que comentar al Loquillo

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

DEBERÍAS LEER

Libres para el Amor

0
Juan Carlos Martos, cmf La Cuaresma invade casi todo el calendario de marzo. Es un tiempo preparatorio para la Pascua del Señor. La sabiduría del...

El camino a la libertad

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies