miércoles, 25 mayo, 2022

Y por siempre… la PAZ

En este tiempo tan shockeante por múltiples conflictos y una “guerra repugnante y de masacre insensata” (Francisco), qué bien nos hace recordar el don de la paz que Jesús resucitado nos vino a traer. Dios, en el Hijo, ha reconciliado consigo al mundo destruyendo las barreras que nos separaban a unos de otros (cfr. Ef 2,14-18).

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anteriorServir e integrar
Artículo siguienteA contracorriente

DEBERÍAS LEER

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies