sábado, 24 febrero, 2024

Un padre tenía dos hijos…

Escribe Paul Claudel, haciéndose eco de la parábola del hijo pródigo, que el Padre, cuando lleguemos definitivamente a su casa (a nuestra casa), nos reconocerá por nuestro olor ya que tendrá los ojos arrasados de lágrimas porque el hijo pequeño volvió a su hogar.

En este hogar siempre abierto tenemos nuestra morada definitiva. Definitiva no sólo como la última de muerte y de vida, sino como la de ahora, de cada instante. Es muy hermoso sentirse pródigo, en la segunda acepción de la RAE: “Que desprecia generosamente la vida u otra cosa estimable”. Porque una vez que caes en la cuenta (más bien que te hacen caer en a cuenta) vives esa vida como regalo, como entrelazada con otras muchas. Pasas del desprecio sin sentido a la generosidad de la entrega o como nos decía Jesús el pasado domingo: al olvido de uno mismo. A un olvido de regalo y no de desaliño, a un olvido consciente y de recuerdo: de historia de salvación común extensa en el tiempo y el espacio.

Ojalá que siempre volvamos a esa morada permanente del hoy y del mañana. Ojalá que nos sintamos pródigos muchas veces, volviendo rotos y agotados y dejándonos agasajar por ese Padre increíble que sigue teniendo los ojos llenos de lágrimas y que hace fiesta (fiesta grande) cada vez que volvemos. Que volvamos siempre.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

DEBERÍAS LEER

Confesiones de un sacerdote digital

0
Heriberto García Arias Gonzalo Fernández Sanz Director de VR   A diferencia de los primeros discípulos de Jesús, que “dejaron inmediatamente las redes y lo siguieron” (Mc 1,18),...

Peregrinar con esperanza

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies