SEMANA NACIONAL DE VIDA CONSAGRADA (II)

0
343

 

La centralidad de Cristo en la consagración religiosa

La intervención de Marc Hayet, ex-prior general de los Hermanos de Jesús, consiguió incendiar el ánimo y la esperanza de la vida religiosa española. Su testimonio, marcado por la presencia en ámbitos no expresamente religiosos (se acaba de jubilar como barrendero), ayudó a oxigenar la sensación, tan frecuente, de que el peso de las obras puede ahogar la llamada a la mística de la vida consagrada.
Ya por la tarde, de maneras distintas, tanto el Cardenal Óscar R. Maradiaga, como Olegario González de Cardedal centraron la reflexión de la semana que ya llega a su ecuador.
MARADIAGA: “EL CONSAGRADO NO PUEDE CONFUNDIR TOLERANCIA CON CONVALIDACIÓN ÉTICA…”
El Cardenal Maradiaga desde el testimonio de la propia vida ofreció un encendido testimonio de cómo la vida de un consagrado tiene que estar empapada del martirio.
Estas son algunas de las ideas guía que desarrolló. Hoy se necesita más misión que voluntariado, más entrega que préstamos”. No sería verdadera una amistad con Dios que no tuviese este horizonte. La cuestión es saberte impulsado más allá de cualquier posibilidad humana. Pasión por Cristo es llevar el Evangelio a todos con el martirio de sangre si fuese necesario. Estas son la líneas fuerza que tienen que sostener al consagrado. Desde estas afirmaciones sostuvo un texto vibrante que, sin perder la tensión de la esperanza, no ocultó la invitación y exigencia de la responsabilidad para nuestro momento A veces nos sentimos más siervos que amigos, con más resistencia que libertad. Si en el martirio se muestra la perfección de la caridad… en la consagración se muestra la perfección de ese martirio. Las vocaciones se realizan por la fuerza del amor. El consagrado cree a Dios; el mártir y el místico certifican el valor de los mandamientos divinos que son el punto de llegada. Lo nuestro no es mero seguimiento de Cristo… lo nuestro es configuración con Cristo.
“Seréis mis testigos hasta los confines de la tierra”. El espíritu desciende sobre nosotros para convertirnos en testigos valientes, profundos y coherentes. Tenemos que ver el testimonio que tenemos que dar. Hay una cierta vergüenza en algunos consagrados para manifestarse como tal: o nos configuramos con Cristo o no tenemos nada que decir. Tenemos que ser testigos. No podemos ignorar entonces que una falta de coherencia oculta la verdad. El consagrado debe denunciar, no puede confundir tolerancia con una convalidación ética. El martirio de tantos religiosos son para nosotros una apelación y un imperativo. Dios nos quiere enteros, no a medios. Hemos de hacer patente el amor del consagrado a Cristo que nos ha precedido. El configurado con Cristo ofrece un modo nuevo de comprender la historia. La coherencia del consagrado impone una determinada lectura: nadie puede permanecer indiferente ante el modo de afrontar la vida y la muerte.

 

 

GONZÁLEZ DE CARDEDAL: “SER SACERDOTE O RELIGIOSO O RELIGIOSA ES LA MEJOR FORMA DE TOMARSE EN SERIO LA VIDA”
El Profesor González de Cardedal, nos regaló una brillante disertación sobre la esencia misma de Cristo Salvador. Desde un análisis del momento y de las distintas propuestas pseudo místicas, hizo una reivindicación de Cristo mismo como centro de la historia y de la relación personal, sin caer en las relativizaciones. La enseñanza que sobre Jesús nos han dejado los grandes místicos es una posibilidad para que cada generación pueda llevar a cabo la respuesta en su momento. Ninguna respuesta es repetible. Cada uno de nosotros tiene que concretar ese don de la gracia recibida.
Nos dejó además seis criterios claves para centrar la vida:
• En la vida hay centro y periferia: El misterio de Dios es el centro y la raíz de toda mística.
• En el cristianismo hay una jerarquía de verdades. La creatividad implica la responsabilidad de cumplir la propia misión y de la comunidad
• El cristianismo es constitutivamente eclesial. La relación de Dios es con un Pueblo. Hay hijos de Dios en el Pueblo de Dios.
• La vida cristiana es vocación a la configuración con Cristo, Él es el fundamento permanente. No hay absolutos que corran paralelos a Él.
• La mística es principio de humanización y libertad.
• Si no nos hacemos conscientes de la ambigüedad de muchos movimientos contemporáneas, no volvemos a las fuentes… la situación ambiental costará muchas pérdidas de fe… y conllevará incluso el descentramiento de muchos consagrados.

Y seis frases del momento bien intencionadas pero equívocas:
• Dios Transpersonal… No estamos de acuerdo si se habla de un Dios apersonal…
• Dios Transhistoria… Dios es en quien creemos tal y como lo expresamos en el credo: Hijo de María en tiempo de Poncio Pilato…
• Dios es Transverbal… Dios ha hablado, llamó a Abrahán, Moisés… Cristo. Dios es la Palabra, no es el silencio la última palabra.
• Dios es Inobjetivable. Dios es transcendente al mundo, pero desde dentro de él, siendo su principio de constitución.
• Dios es Transreligioso. Ninguna religión es dueña, pero no todas son iguales.
• Dios es Trasncristiano. Dios Creador, se nos ha dado en su Hijo Jesucristo y nos ha dado el espíritu para que lo conozcamos.
Y seis afirmaciones que requieren matiz…
• Dios es amor. Pero el amor sin más no es Dios
• Dios es absoluto. Pero n o cualquier absoluto es Dios.
• Dios es todo gracia y perdón. Por supuesto, en la verdad y la justicia. Una gracia que otorga él, no nosotros.
• Dios no necesita nuestras oraciones y peticiones. Un cristiano que no habla a Dios como Padre… ni es padre, ni nosotros hijos.
• Dios es el ideal para el hombre. Pero no cualquier ideal…Para muchos hoy el ideal es el poder o el sexo…
• Dios quiere el bien para el hombre. Pero no cualquier cosa que nos parece natural es de Dios. La ley de la gracia no es la de la gravedad. El hombre es hombre superando la animalidad instintiva.