sábado, 24 febrero, 2024

Restregando bien

No es la típica recomendación de la cocinera a una postulante que, antes de entrar en el convento, nunca había limpiado los quemadores de un fogón; ni la bronca de una suegra a una nuera inexperta en el arte de fregar: es un comentario de Marcos con bastante carga de ironía, para describir la escrupulosa observancia farisea del lavado de manos y cacharros (Mc 7,3). Restregar expresa determinación, dedicación de tiempo y una considerable inversión de energía y, si sacamos el verbo fuera del ámbito doméstico, puede arrojar luz sobre cosas que nos pasan a la hora de relacionarnos y nos hace entender un poco mejor el origen de algunos de nuestros conflictos.

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

Confesiones de un sacerdote digital

0
Heriberto García Arias Gonzalo Fernández Sanz Director de VR   A diferencia de los primeros discípulos de Jesús, que “dejaron inmediatamente las redes y lo siguieron” (Mc 1,18),...

Peregrinar con esperanza

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies