REGALARNOS UNA TARDE

0
94

Cosas que importan

Me llama la atención la cantidad de aspectos de la vida a los que se le añade el low cost, un coste bajo. Las ofertas proliferan en tiempos de escasez, sin embargo, las cosas que importan en la vida tienen su coste, no se dan a precios bajos, ni siquiera se pueden pagar.

Quiero animarnos a tomar una hoja en blanco e ir escribiendo en ella esas “cosas que importan” y que queremos cuidar en este año, que no queremos poner a bajo coste en nuestras vidas. También los nombres de las personas que están ahí, y para las que queremos estar presentes, con cuidado, con atención.

No puedo elegir lo que voy a ir viviendo, pero si puedo elegir cómo lo quiero vivir, desde qué lugar, con qué disposiciones adentro, en qué compañía. Cada tiempo que estrenamos está plagado de aprendizajes y de presencias, de rutas que nos llevan hacia más vida y de otras que nos alejan del corazón y nos distancian de nuestra fragilidad y de la de los otros. Dicen que nuestro movimiento interno, y el de la naturaleza, es así: Me abro para crecer, me cierro para protegerme. Todas nuestras células, todos nuestros sistemas funcionan igual: todo lo que se abre, va hacia la vida; todo lo que se cierra, va hacia la supervivencia. ¿Podremos en este año que estrenamos abrirnos para crecer, sentirnos vivas y vinculadas? ¿Podremos acariciar la vida, en su vulnerabilidad y en su fortaleza, en sus dimensiones de gratuidad y de agradecimiento?

Me mandaba una hermana querida un email desde Cuba: “Voy a un asilo que hay enfrente de la casa, las condiciones son para no contar, utilizo el sacramento del beso. Los cien viejitos que hay con sus asistentes, (la mayoría expresos o actuales presos y presas), todos ellos son miembros de derecho del Reino. Veremos si me cuelo en esa categoría y pueda ser confundida con ellos. Llevo un termo de café y crema corporal, que expando sobre pieles machacadas, y me preguntan por mi familia, por mi vida, por mis cosas…y alguna que no rige bien me pide que me quede a dormir, que ella comparte su cama conmigo”.

Siento que esas son verdaderamente cosas que importan, historias que esperanzan, y quisiera saber escribir en esta hoja en blanco del tiempo que viene esta petición, como un sacramento:

“Sea yo siempre causa de disfrute para todos los seres sintientes…

como lo son la tierra, el agua, el fuego,el viento, las hierbas y los bosques” (Nagarjuna)