martes, 23 julio, 2024

Pasión

Un día, todos los creyentes en Cristo habremos de hacer nuestra su última oración: “Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu”. Esta oración es un testamento de pobreza y confianza. Sus palabras saben a sufrimiento, a abandono, a esperanza, a término, a principio, a amor extremo sellado con la muerte. Jesús nos las dejó como regalo añadido a la entrega de su vida. En esta oración todo sabe a amor de hijo.
Un día, eso esperamos, también nosotros entregaremos a Dios nuestra vida con palabras de hijos, con las palabras de su Hijo.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEBERÍAS LEER

«Hoy estamos llamados a integrar, no a separar»

0
Ignacio Virgillito Oficina de comunicación de la Prov. Claretiana de Santiago Vida Religiosa entrevista al P. Mathew Vattamattam, superior general de los Misioneros Claretianos, con motivo...

Síguenos en Twitter