viernes, 17 septiembre, 2021

No convirtáis en un mercado la casa de mi Padre

Hoy muchos lugares son mercado. Lugares en los que se ponen precio a las cosas, a las mercancías o a la nada.

Hoy (y siempre) “la casa de mi Padre” es mucho más grande que nuestros pequeños templos (por muy grandes que sean)

Hoy la casa de mi Padre se ha convertido en un mercado. La Creación está llena de cambistas que negocian con un futuro que no nos pertenece a nosotros sino a las futuras generaciones.

Hoy es urgente reclamar que la creación no se debe comprar o vender. Que no es una mercancía más o menos valiosa, sino algo a proteger y custodiar.

Que nuestro Planeta es sacramento de salvación y posibilidad de vida. Que el mercado no puede ser la solución porque siempre excluye a alguien. O más bien necesita excluir para que pueda tener valor algo.

Ojalá que podamos seguir luchando para que la casa común de nuestro Padre no sea mercado y sí banquete gratuito y cuidado de los más frágiles.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

DEBERÍAS LEER

En comunión con Cristo y con los pobres

0
La palabra de Dios nos acerca hoy al misterio de la muerte de Jesús. Llevo grabada en la mente la imagen del Crucificado: Jesús, los...

Los contrastes que abochornan

NECESITAMOS NECESITARNOS

Síguenos en Twitter


Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies