miércoles, 19 enero, 2022

LA FRÁGIL ESPERANZA

 

Entramos en tiempos nuevos aunque parezcan viejos.  Cada día, en realidad es un tiempo nuevo. Nada se repite, a pesar de lo que pensaba Heráclito. En cada instante estrenamos algo, aunque todo se vaya deshilachando, despareciendo en el voraz tiempo que todo lo engulle. Aunque «todo pasa y todo llega, pero lo nuestro es pasar», los humanos estamos incapacitados para vivir «al garete», como veletas insulsas que mueven todos los vientos. Vientos recios éstos que vivimos; mas, ¿cuándo no lo fueron? Pero es cierto que hay tiempos desoladores, imprevisibles, tiempos que asustan  y estremecen, que nos hacen sentir como punticos perdidos en un Universo infinito y desmesurado, que nos aplasta y nos mueve a su antojo. Entonces nos sentimos pequeños, perdidos, abandonados… «dejados de la mano de Dios». Nuestra barquichuela hace agua.  Nos llenamos de angustia y soledad: perdemos el norte y no hay brújulas en el mercado donde todo se vende.

Nos abrimos a un tiempo «nuevo», que nos invita a renovar la esperanza mientras caen las hojas de los árboles. La esperanza que es como un grano de comino, como la parábola de la semilla diminuta, imperceptible. Y, titubeantes tal vez, nos aferramos a esa esperanza que es Palabra que incita a la confianza y el sosiego. A la fe.  Convivir con la esperanza en estos tiempos inusitados supone abrazarse a ella, identificarse con ella. No vale sólo «tener esperanza» sino «hacernos esperanzadores y esperanzados» a pesar de los profetas de mal agüero; seguir esperando un tren que no está anunciado con claridad. Segur viviendo con paz y gozo el claroscuro de los grises y las nebulosas; seguir creyendo que los humanos «somos buenos» aunque no lo parezca tanto. Pertrecharnos en una fe que se vive en la intemperie y la santa duda; sin fugas ni escapismos. Y, «a pesar de todo y de todos», creer en la esperanza, ser creyentes en la esperanza diminuta y frágil. Adviento es tiempo para no caer en los cataclismos y el ambiente apocalíptico que vivieron las primeras comunidades cristianas: la salvación no viene «de fuera», no la trae nadie, no se vende ni en los chinos ni en el Corte Inglés; ni resulta de la superación de los desastres que se avecinan o ya están presentes, a pesar de todas las tecnologías, las vistas y las previstas. Vivir esperanzados, en la frágil pero fuerte esperanza, es aprender a decir «ven, Señor Jesús», «mira que es tarde y el día va de caída».  Porque «sólo Tú tienes palabras de vida eterna». 

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

DEBERÍAS LEER

CAMBIAR ES ARRIESGAR

0
No somos pocos los que hablamos de actualidad y el incierto porvenir pero lo hacemos desde la seguridad. Es uno de los peajes de...

Invitados a vacunarse

“En modo avión”

UN CAMPO NUEVO

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies