lunes, 29 noviembre, 2021

LA AMISTAD SOCIAL

(Card. Tolentino de Mendonça). La «amistad social» que el papa Francisco pone en el centro de la encíclica Fratelli tutti, puede parecer una categoría inusual, y por eso reaccionamos con sorpresa. Nos hemos acostumbrado a utilizar amistad como categoría personal y privada y, para hablar de las relaciones en la sociedad, recurrimos a términos más amplios como el respeto, la solidaridad, el civismo, la ciudadanía, etc. Reservamos la palabra amistad al círculo electivo de nuestros afectos, algo aconsejado por sabias tradiciones, empezando por la bíblica.

Pero la propuesta del Papa parte de la situación de nuestro tiempo, donde la globalización nos ha hecho vecinos, pero no hermanos. Por el contrario, estamos más distantes y solos, más desarticulados y vulnerables, limitados a la condición de espectadores y consumidores. Claramente, nuestras sociedades muestran dificultades para constituirse como un proyecto que abarque a todos. Obviamente, no nos sentimos compañeros del mismo barco e inquilinos de la misma casa común. Como la Encíclica afirma, partes de la humanidad parecen sacrificables en favor de una selección que favorece a un grupo humano sobre otro.

La «amistad social» es un intento de revertir esta situación. Su punto de partida es el reconocimiento básico de lo que vale un ser humano, siempre y en cualquier circunstancia, considerándolo precioso y digno de todo cuidado. Solo ejerciendo esta visión de la vida realizaremos una fraternidad abierta a todos. Sin embargo, para esto necesitamos cruzar las cómodas fronteras que nos separan. El reto de Francisco es ir «más allá», dándose cuenta, por ejemplo, de que la amistad no es un club exclusivo, sino una escuela donde entrenamos habilidades para ser aplicadas universalmente. Los amigos que solo se ocupan de sus amigos reducen el horizonte de la amistad. Y, de la misma manera, cuando las familias solo se preocupan por el bien de los suyos, y agotan su responsabilidad humana en ellos, algo decisivo queda por hacer. La experiencia de la amistad y el amor debe servir para abrir el corazón a lo que nos rodea, haciéndonos sensibles a esta realidad, involucrándonos en su cualificación ética, dotándonos de la generosidad para salir de nosotros mismos y acoger a todos. No existimos en un vacío, sino en un contexto amplio y diverso de relaciones de las que somos corresponsables.

 

 

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anteriorVISIÓN JURÍDICA
Artículo siguienteVERDAD QUE SERÍA ESTUPENDO…

DEBERÍAS LEER

LA FRÁGIL ESPERANZA

0
  Entramos en tiempos nuevos aunque parezcan viejos.  Cada día, en realidad es un tiempo nuevo. Nada se repite, a pesar de lo que pensaba...

Que se acabe

Reino

Síguenos en Twitter


Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies