EL NUEVO CARDENAL BOCOS

0
295

El cardenal Óscar A. R. Maradiaga, deja a través de la Revista Vida Religiosa su particular visión de cómo y por qué la Iglesia y la vida consagrada están agradecidas a la figura del Cardenal Bocos. Era mi deseo, afirma.

Hoc erat in votis

Entre las bellas sorpresas de la Pascua de este año 2018 hemos recibido con alegría la noticia de la creación como Cardenal de la Santa Iglesia de nuestro querido Padre Aquilino Bocos Merino. Tuve la suerte de conocerle desde 1975 cuando fui nombrado rector del Estudiantado Filosófico Salesiano de Guatemala y leía sus publicaciones del Instituto de Vida Religiosa de los padres Claretianos de Madrid.

Posteriormente ya como Superior General de su amada Congregación tuve la alegría de gozar de su afecto y amistad que ha sido un regalo del Señor para mí en los diferentes servicios a la Madre Iglesia.

El Padre Aquilino es un ejemplo de religioso para todos los que le conocemos. Hombre de Fe y de oración, profundo teólogo y prudente superior que después de servir en dos períodos como Superior General ha seguido en la humildad y en el trabajo, iluminando la Vida Consagrada.

Este gesto del Papa Francisco es un reconocimiento no sólo para su digna persona sino para todos los consagrados que nos sentimos felices y honrados en este santo sacerdote que es un ejemplo de entrega y sabiduría. Muchas felicidades Padre Aquilino y para todos los Misioneros del Corazón de María y para toda la vida Consagrada.