miércoles, 19 enero, 2022

Doy el paso que no quiero…

Parafraseando a san Pablo, quien desde su experiencia interior rezaba: “no hago el bien que quiero, sino que obro el mal que no quiero”, me resulta una expresión aplicable a los momentos en los que en la vida de las congregaciones damos pasos no deseados, si empujados por las circunstancias emergentes, las urgencias de siempre, aquellas a las que no sabemos poner freno, o evitamos pasar por el crisol del discernimiento. El verbo querer, expresa el deseo, la voluntad o la intención de hacer, poseer o lograr algo. Transformado en gerundio, indica que la acción está pasando, realizándose o llevándose a cabo, de allí que algunos “queriendo” se asomen en esta columna para ayudarnos a repensar nuestro camino. Detrás de cada uno de ellos podemos preguntarnos: ¿por qué nos pasa?

This content is locked

Login To Unlock The Content!

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -

DEBERÍAS LEER

CAMBIAR ES ARRIESGAR

0
No somos pocos los que hablamos de actualidad y el incierto porvenir pero lo hacemos desde la seguridad. Es uno de los peajes de...

Invitados a vacunarse

“En modo avión”

UN CAMPO NUEVO

Síguenos en Twitter


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies