martes, 27 julio, 2021

DESCANSO Y CALMA

El relato evangélico de hoy nos muestra la preocupación de Jesús para que los discípulos que vuelven de la misión puedan descansar.

Van a un lugar tranquilo. A uno de esos lugares que Jesús frecuentaba para hablar con el Padre, para descubrir realidades importantes a los suyos, para tomar distancia y acortar distancias.

Buscar la tranquilidad no es huir de los demás, sino recentrar lo que somos o queremos ser. Es tomar aliento en medio de las prisas y de las urgencias (quizás sólo sea una parada de un minuto) para respirar el ritmo de lo profundo presente.

Pero el Evangelio también nos narra cómo Jesús, viendo a la multitud que lo ha seguido, tiene que hacer algo. Parece que abandona la tranquilidad buscada para ponerse al tajo. Pero no es así. Se pone a enseñar a esa multitud anhelante, pero lo hace con “calma”.

Con la calma de saber que la Buena Noticia no es un conjunto de frases hechas o aprendidas de memoria. Calma porque las personas son valiosas y no meros expedientes que cubrir. Calma porque sabe que la lluvia suave hidrata mejor que la tormenta destructiva.

Descanso y calma. Algo que también nos compromete y nos exige en una sociedad de la producción y la competitividad.

Print Friendly, PDF & Email
- Advertisment -
Artículo anteriorTACHAR DE LA LISTA
Artículo siguienteEL ICONO DEL BUEN GOBIERNO

DEBERÍAS LEER

TAMBIÉN LA PAZ ES SUBVERSIVA

0
Siempre he pensado que para hablar sobre Cuba y su Iglesia se debe vivir en Cuba. No es mi caso en este momento. He...

ACONTECIMIENTOS EXTREMOS

Síguenos en Twitter


Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies