DECISIONES PARA TIEMPOS DE INNOVACIÓN

0
368

CUANDO ASUMIMOS QUE LA VIDA COMUNITARIA ES LA PARTE MÁS ENFERMA

(Bruno Secondin. Orden del Carmen, Prof. de Espiritualidad, Roma). Entre los padres del desierto había uno que al atardecer, cuando se ponía el sol, se volvía del lado opuesto y miraba, en actitud orante y concentrada, hacia el Este, donde la luz era menor y la oscuridad avanzaba. Y así estuvo toda la noche, hasta que el nuevo sol la iluminó. Profetizó el amanecer, mientras que todo hacía pensar a los demás en noche y oscuridad. Aquí también quiero tener la misma actitud: en medio de la sensación de vivir en una “tierra oscura”, que está a punto de entrar en la oscuridad de la noche, me gustaría profetizar el amanecer.

Veo signos de renovación, en primer lugar en la larga temporada de replanteamiento de la sequela Christi. Junto con nuestra purificación en esta área, ha habido un tiempo rico de reflexión teológica, que nos ha dado nuevas inspiraciones y modelos de referencia. Para mí, esta pasión por una sequela Christi abierta a nuevos modelos y nuevos desafíos, es una fuente de futuro aún fértil. Debemos seguir dialogando con las culturas y las teologías. Pero ciertamente es un signo de autenticidad que no puede faltar: ¡menos devoción y más inspiración!

Veo signos de renovación no agotados en la teología del carisma. El gran periodo post- conciliar de re-lectura dinámica ha terminado. Pero la creatividad del Espíritu dentro de nuestros carismas no ha terminado: si insistimos en escuchar el viento del Espíritu, su profecía dentro de la maraña de la historia y los signos de los tiempos, como lo hicimos en las décadas post-conciliares, conoceremos el nuevo sol del amanecer. Pero debemos insistir en esperar y analizar, en creer que la profecía no está terminada, en discernir los nuevos desafíos y las nuevas apelaciones del Espíritu. El amanecer vendrá y será una profecía no de obras sino de intuición y expectativa para el beneficio de todos. Por eso, la crisis en la organización de las obras es saludable y beneficiosa: nos purifica para siempre.

Incluso la anemia y la anomia actual, es decir, la debilidad de las fortalezas, los proyectos y las opciones, me inspiran esperanza. Necesitamos redescubrir lo absoluto de Dios y su Reino: muchas veces nuestros patrones y nuestras actividades han reemplazado a Dios y su primacía. Debemos llegar al fondo de esta rupture instauratrice (M. de Certeau): demasiadas deidades falsas todavía están a nuestro alrededor (fundadores, obras, glorias, etc.). Dios debe convertirse en nuestro verdadero Dios, no en una divinidad entre las deidades… Así que veo en la crisis actual (¡realmente apocalíptica!): Una gran gracia del futuro.

Finalmente veo una oportunidad de futuro en la crisis de la vida comunitaria. El énfasis en la fraternidad de los años 70 y 90 ha terminado. Hoy, la vida comunitaria está en crisis grave: es quizás la parte más enferma de nuestra forma de vida. No por falta de teología, sino por déficit cultural: la antropología subyacente ha cambiado, prevalece la búsqueda de la autorrealización y la gratificación instantánea. Pero aquí, la vida consagrada tiene la oportunidad de ser explotada con creatividad: para iniciar procesos de verdadera humanización, no solo de convivencia empresarial o de simbiosis íntima. Necesitamos desarrollar nuevos modelos de humanización abierta y dinámica, entre hombres y mujeres, jóvenes y viejos, culturas y experiencias. Las poblaciones y las dinámicas de la humanidad están siendo reorganizadas: aquí debemos explorar nuevas síntesis de fraternidad. ¡Lo haremos!