CURSO DE DINAMIZACIÓN COMUNITARIA

0
435

dinamizacinEs una evidencia que la vida religiosa, como forma de seguimiento, es un compromiso de inquietud. Preguntar y preguntarse por el sentido de la vida, la verdad de las opciones y la coherencia de los gestos nos acompaña y acompañará siempre.

El gran signo para nuestro tiempo es la fraternidad. Una experiencia evangélica que está herida. La armonía de «un todo para todos y con todos» con la necesidad de ser únicos e irrepetibles, es la inquietud para los consagrados de esta era.

Los cursos de Dinamización Comunitaria son una oportunidad para refrescar, actualizar y agilizar esta vocación de comunión que es la vida religiosa. Los próximos días, 6 al 8 de noviembre, se celebrará un curso intercongregacional en Madrid, en el ITVR.img_18611tombi1

Vamos comprobando que el problema de la VR no es de ubicación; tampoco de falta de autenticidad de sus presencias. Incluso percibimos que la cuestión no reside en la carencia de fuerza física. Lo preocupante es la fuerza de la pasión por la misión y ésta nace, crece y se nutre en la fraternidad. Las peticiones de las congregaciones nos dicen la verdad de lo que están viviendo y el sueño de lo que quieren vivir. No tenemos la solución de problemas puntuales, pero sí ofrecemos líneas y criterios que dinamizan el poder que la fraternidad tiene en cada congregación.

Ha pasado el momento de la exhaustividad, de los datos y los cuestionarios… llega el momento de la síntesis y de la persona. Se trata de poner en su lugar, lo que va primero. El Equipo de Dinamización de VR quiere prestar un servicio eficaz y continuo a esta causa, por eso además de los cursos intercongregacionales que ofrece en el ITVR de Madrid, atiende las peticiones de cada congregación en sus propias sedes. Para más información visite nuestra web vidareligiosa.es