Subir y bajar

En esta vida se nos entrena, desde que nacemos, para crecer, superarnos, aprender, ganar, subir y trepar. Y siempre, por encima de los demás.

Son mensajes que se nos lanzan desde pequeños,  -e incluso en nuestros colegios- de manera que los llevamos dentro y nos impide reconocer el lugar que nos corresponde.

Por eso, nos cuesta tanto el evangelio. Porque nos obliga a ir en contra de lo que nos predican. ¡Incluso aquellos que más nos quieren!

La felicidad no está en subir y subir, ya que tarde o temprano vamos a bajar. La felicidad se cifra en ser lo que uno es: hijos de Dios, creados diferentes y con posibilidades muy distintas. Hemos de creerlo e integrarlo. No todos valemos para ser ingenieros, médicos, matemáticos, escritores, etc. Cada uno posee unos dones que debe hacer fructificar, de lo contrario quedará frustrado por no haber puesto a producir aquello para lo que fue creado.

Aquel que no busca lo que es y para lo que vale acaba usurpando el lugar que no le corresponde. Y entonces, ocurre como dice Jesús, se le acabará quitando del lugar destinado para otro. Y, tomando como marco la boda, nos hacer descubrir nuestros propios engaños:

Nos acogemos a una falsa humildad que nos lleva a escondernos y no dar de nosotros. Nos ponernos al final de la vida para no compartir y pasar inadvertidos. Con actitudes así no llegaría nunca el Reino de Dios.

Por el contrario nos elevamos con un falso orgullo pensando que valemos para todo y y nos buscan como protagonistas. Si todos quisieran ser así tendríamos que ampliar la iglesia.

Por eso, Jesús nos sitúa en la comunidad. Potencia en los que «se tienen en poco» la capacidad para darse a los demás, y en los que «se creen mucho» la realidad de su propia cruz. De ahí lo esencial de la humildad: vivir en la verdad: Reconociendo lo que somos y poniéndolo al servicio de Dios y de los demás.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones encarnadas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *