Promesa de primavera

Cuando el frío y la lluvia parecen hacernos olvidar de que la primavera está a la vuelta de la esquina, siempre hay algún gesto de vida en medio de lo más reseco. El domingo, cuando llegué a casa (paraguas en mano) me encontré que el árbol que apenas parece un tronco seco tenía una flor… promesa de primavera que aún está por llegar.

Y me dio por pensar que también estamos viviendo tiempos “de invierno” en los que a veces se nos olvida que reconocer la presencia de huellas de vida es el resultado de una mirada “adiestrada” para lo pequeño e imperceptible.

Vida en lo aparentemente muerto, esperanza en medio de situaciones de dificultad, florecer cuando el contexto aún no es cálido… se esconden muchas invitaciones en el árbol de mi jardín. Ahí os va la prueba gráfica:

SAMSUNG

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
¡Comparte en Twitter este post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *