«Pues nos ponemos un gorro!»

Estos días han sido para los chavales de ESO y Bachillerato de ensayo de villancicos que ellos eligen y preparan. Los de 2º de Bachillerato, curso complicado de por sí y con la “espada de Damocles” de la selectividad sobre sus cabezas, están entusiasmados preparando música y coreografía de “Summer nights”, una de las canciones de Grease… Evidentemente poco navideño. Cuando una hermana les preguntó qué tenía que ver lo que iban a hacer con la Navidad una de ellas contestó muy resuelta: “pues nos ponemos un gorro!”… y yo llevo varios días dándole vueltas a eso del gorro.
Y es que me temo que todos y todas corremos el riesgo de ir “a nuestro aire”, de creer que vamos al son de la Navidad porque, a última hora, nos añadimos un gorrito de felicitación, de buenos deseos o de villancicos sin acabar de enterarnos lo que supone para nuestra vida que Dios se haya hecho uno de nosotros por amor, lo que significa que sigamos a un Dios encarnado…
El baile de 2º de Bachillerato ha hecho que se me encienda la alarma a ver cómo lo vivo yo… ojalá se me regale el don de que la Navidad no sea “un gorrito”.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
¡Comparte en Twitter este post!

Una respuesta a «Pues nos ponemos un gorro!»

  1. LAGD dijo:

    Gracias Ianire por el aire fresco. Es muy cierto lo del gorrito… Pero también es verdad que nunca, como en estos días somos nosotros. Creo que cuando nos deseamos felicidad estamos dejando asomarse lo que llevamos dentro… La pena es que no hagamos de todos nuestros días una cadena de signos sencillos de Navidad.
    Muchas felicidades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *